valdano argentina

Valdano: "Cuando vengo a Tenerife tengo la sensación de volver a casa"

KEVIN MARTÍN | Los Cristianos

Jorge Valdano (Las Parejas, Argentina 1955) es un exjugador de fútbol, exentrenador, dirigente, conferencista y escritor. Después de varios años vuelve a Tenerife para dar una conferencia en el sur de la isla sobre innovación, donde atiende a Radio Club Tenerife - Cadena SER.

Hola Jorge, gracias por atendernos. Solo le falta ser pelota y árbitro en el futbol.

(Risas) Mira, esta misma semana me han invitado a grabar un vídeo en la frontera de México, para representar la importancia del fútbol como un fenómeno que nos une y no que nos separa, el partido se va a jugar en la frontera con EEUU en estos momentos de tanta convulsión. Entonces me preguntaban si quería ser jugador o árbitro, y elegí ser árbitro, por lo tanto, ya solo me falta balón.

Siendo usted tan ‘Menottista’, me sorprende cómo habla tan bien de Bilardo.

Entiendo que de todo el mundo se aprende cosas, Bilardo ha sido campeón del mundo, ha sido un entrenador relevante en Argentina y eso no se construye con defectos, se construye con algunas virtudes y yo he elegido aquellas que mejor se adaptan a mi personalidad y a mi sensibilidad. El hecho de ser ‘Menottista’ me convierte en un enemigo intelectual del Bilardismo, pero eso no significa que no sea capaz de apreciar algunas cosas, muy buenas, que son interesantes divulgar.

¿Bilardo le dijo: “Si tú me das seis meses de tu vida yo te regalo un mundial”?

Sí, sí, exacto. Yo cumplí la parte del trato y Bilardo no. En el acuerdo también estaba que cualquiera de los dos individualmente podía rechazar la posibilidad. Si yo me arrepentía cerca de la meta podía no poder jugar el mundial y si Bilardo se arrepentía cerca de la meta, podía no hacerme jugar el mundial. Ocurrió lo segundo.

Usted sale campeón del Mundo con Bilardo. Lo grande qué es el fútbol.

Si, totalmente. Bueno, yo diría que salí campeón del mundo con Maradona, vamos a poner las cosas en el lugar que corresponde. Quiero decir, un genio en estado de gracia durante un mes es un arma muy poderosa. Pero aquel era un equipo maduro con una estructura muy firme. Un genio dentro y de esa ecuación salió un campeón del mundo, y lógicamente, Bilardo era el conductor y es justo reconocerle esos honores.

cd tenerife argentina

Jorge Valdano, durante una charla en Tenerife | @Jacfotografo

Hablemos del choque entre Argentina e Inglaterra. Usted decía en la previa que era un partido para que se confundan los imbéciles…

El imbécil era yo, porque, efectivamente, desde entonces no hemos hecho más que hablar de fútbol y política. Cada vez que nombramos ese partido, nos remite más a la política que al fútbol. De manera que yo en ese momento trataba de sacarla relevancia política para evitar que la presión fuera excesiva. Es increíble cómo funciona la memoria histórica, de aquel mundial, la gente recuerda mucho mejor el partido frente Inglaterra que la propia final, y en eso, Maradona tiene mucha culpa.

¿Cómo recuerda aquellas dos jugadas históricas de Maradona contra Inglaterra? Usted fue testigo directo.

En el primer gol, efectivamente, yo toco la pelota, me caigo en el suelo y veo en final de la jugada sentado. Supe que no había llegado con la cabeza porque era físicamente imposible, pero no vi la mano. Me di cuenta que el gol no había sido legal cuando le vi gritarlo, era un grito con una duda dentro. Miraba de reojo al linier, miraba de reojo al árbitro y me di cuenta de que algo había ocurrido. Me enteré de la primicia cuando lo fui a abrazar.

En el segundo gol fui acompañando a Maradona en una carrera paralela a la suya, y admirando lo que hacía. Lo que tuve fue conciencia histórica en el momento que vi entrar la pelota, lo tuve clarísimo. Me pareció una obra tan personal que supe inmediatamente que eso ponía a Maradona en otro lugar en la historia del fútbol, y que la obra había sido tan personal que lo tenía que gritar él solo. Por eso, en lugar de ir a abrazarlo, fui a sacar la pelota de la portería.

¿El gol que hace en la final, le cambia la vida?

No tanto como cambiar la vida, pero sí que le agrega un poquito más de felicidad cada día. Al fin y al cabo meter un gol en la final es vivir un episodio que en el mundo del fútbol es imposible encontrar uno más grande. Te ayuda a entender que en la profesión que elegiste, has vivido la experiencia máxima, y eso, efectivamente, te satisface.

En su estancia en el mundial. ¿Dónde vivían usted y algunos de sus compañeros?

Nosotros estábamos en la concentración del Club América, y había ocho habitaciones, de manera que ahí, cabían dieciséis jugadores y hasta veintitrés había que hacer algo. Entonces, construyeron unas casas muy precarias que si llovía, llovía dentro y ahí vivimos durante un mes.

Formación de la selección de Argentina, en México 86', con Valdano, agachado, justo delante de Maradona | Twitter

¿Hay similitudes entre la selección de Argentina del 86 y la actual?

Que a los dos nos costó muchísimo clasificarnos, que lo hicimos en el último partido y de una manera angustiosa y que el periodismo, estaba muy agresivo con nosotros como lo está ahora con estos jugadores, ese es el único punto en común. Son tiempos distintos, los jugadores tienen muchas más oportunidades de confundirse que las que teníamos nosotros y, por lo tanto, no hay ninguna otra cosa equiparable. Esperemos que esos dos antecedentes, tengan un mismo final.

Vuelve usted a la isla. ¿Qué significa Tenerife para Valdano?

La sensación cuando vengo a Tenerife es la de volver a casa, aunque esté tres años sin aparecer, cuando aterrizo, la sensación es de familiaridad. Esa es mi sensación.

¿Qué le he pasado al CD Tenerife para vivir épocas peores con respecto al pasado?

No soy capaz de hacer un diagnóstico certero porque desde la distancia no resulta fácil. El equipo también cayó en un pozo económico que ha condicionado mucho el rendimiento del equipo. Es imposible tener estabilidad si eres pobre, o si tienes muchas deudas. Ahora parece que se está reconduciendo, la deuda ya es aceptable y desde ahí es más fácil construir algo. A mí me parece que el Tenerife tiene que hacer un esfuerzo formativo, esa tendría que ser su base. Pero bueno, no soy quien para dar lecciones.

¿Cómo es su relación con los actuales dirigentes del CD Tenerife?

Me encuentro con el presidente de vez en cuando, la última vez fue en Barcelona, en los 25 años de Media Pro. Nos sentamos en la misma mesa, hablamos del Tenerife, del proyecto, de sus sueños, en fin, tengo buena relación. Ahora que vine a esta conferencia, estaba invitado a ir a ver el CD Tenerife - RCD Espanyol, pero desgraciadamente no me dieron los tiempos. Pero bueno, le he prometido que en el partido del ascenso, aquí estaré como uno más.

¿Ve al CD Tenerife ascendiendo?

Si, puede ser. En las desilusiones, como las del año pasado, ayudan a la madurez de un equipo, y la continuidad, es un elemento muy valioso. Me parece que la apuesta por Martí, es acertada, es inteligente.

Ángel Cappa, Dertycia y Jorge Valdano, en un entrenamiento en el Heliodoro | AS

¿Es difícil ver, en el fútbol actual, un equipo sin ser de primera línea, llegar tan alto como llegó el Tenerife en su momento?

El fútbol tiene los problemas de la globalización, hay equipos que tienen como mercado el mundo entero y hay equipos que tienen como mercado su ciudad o su provincia. Como el Athletic de Bilbao, y el Tenerife es otro buen ejemplo. Por eso, fortalecer lo propio, generar una cantera y que no deje escapar ni un solo talento. Todo eso tiene valor porque ayuda a la identificación del público con el equipo y genera un estímulo en los chicos jóvenes, porque entienden que, en el club de sus amores tendrán oportunidades.

¿Redondo ha sido uno de los mejores jugadores que dirigió?

Si, ha sido uno de los grandes jugadores que dirigí. De todas maneras, en aquel equipo había otros jugadores tan valiosos como Redondo. La inteligencia de Felipe, el entusiasmo y el compromiso de todos, otro jugador muy inteligente era Pizzi. Cada uno, desde su lugar, hacía una contribución distinta. Yo guardo de todos, un recuerdo imborrable.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano dijo que él era un mendigo de buen fútbol, y que le daba igual quien se lo ofreciera. ¿Le pasó a usted eso con el Barça de Guardiola? Por ser madridista…

No, me pasa todos los días. El que tira tres pelotazos, tiene poca vida conmigo, yo tengo un mando a distancia que es letal. Si no responden a mis expectativas, cambio de canal que es un invento buenísimo. El que mejor encaja con mi gusto es el que se lleva mi audiencia, y si es el Barcelona pues lo hago sin el mismo entusiasmo que lo hago cuando juega el Real Madrid, pero se apreciar lo bueno ahí donde esté.

Dicen ahora que al Manchester City lo dirige cualquiera, lo mismo que decían con el Barcelona y con el Bayern de Múnich.

Este año, el Bayern demostró que las cosas no son tan fáciles como parecen. La mediocridad ataca en grupo, con eso hay que convivir.

Solo los mediocres no aspiran a la belleza…

(Sonríe) Si, exactamente. Pero bueno, cuando uno tiene una gran pasión, no se deja derrotar por los agoreros, y además, yo soy de los que creen que resistirse a la mediocridad es lo que verdaderamente vale la pena en la vida.

No existen comentarios

Publicar un comentario