Jaime MéndezJaime Méndez

Un tinerfeño en el exilio

Por Jaime Méndez

Dicen los futbolistas que se pasa mucho peor viendo el partido desde la grada que viviendo el mismo desde el césped. Quizás algo parecido nos ocurra a los millares de birrias que vivimos el día a día de nuestro club desde la distancia. En mi caso son 3.500 kilómetros de mar y tierra los que me separan de mi templo blanquiazul, un destierro muy sufrido al que los resultados de la temporada no han acompañado.

Sinceramente poco me importa ya los por qué de esta amarga temporada, unos hablan de plantilla poca competitiva, otros de falta de actitud por parte de los jugadores, hay quien dice que el entrenador tiene favoritismos, los que opinan que la prensa es la que desestabiliza al club y los que creen que la gestión por parte de la presidencia ha sido un desastre. Seguramente todos tengan parte de razón pero ahora hay un objetivo que debemos perseguir todos con firmeza y fe ciega; la permanencia.

Sé que muchos pensaran ahora mismo leyéndome aquello de que “siempre es lo mismo”, “cuando nos podremos quejar”, “estamos cansado de promesas incumplidas”, ¿y saben qué?, no les culpo pero hoy más que nunca debemos tener presentes lo que supuso nuestro último descenso al infierno del futbol español. Como birria, como socio, como accionista les pido a todos un esfuerzo, es nuestro momento y hoy más que nunca debemos tener presente el lema ¨Te animare cuando menos lo merezcas porque será cuando más lo necesites”

Este no será el año de nuestro ascenso pero puede convertirse en el año donde pusimos la primera piedra del C.D. Tenerife que queremos ver. Ese Tenerife ganador, grande y ambicioso que hace tiempo que desapareció.

Desde la distancia se despide un tinerfeño en el exilio que lleva sufriendo los últimos 8 meses innumerables desencuentros con el club de sus amores pero que nunca dejará de lado a su equipo. Hoy más que nunca “Tenerife Hasta la Muerte”.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario