Manoj DaswaniManoj Daswani
Suso, CD Tenerife, celebra un tanto en el Heliodoro / @jacfotografo

Un pasaporte a la locura

En Albacete, tampoco. El Tenerife no logró quebrar en el Belmonte (escenario históricamente fértil) su larga sequía a domicilio, que se prolongará por más de un año hasta que el representativo la rompa. En datos de Airam Gómez, es la peor racha en 44 años. Esta vez, el equipo salvó un punto que tiene su mérito. Por un lado, porque se obtuvo ante uno de los rivales en mejor forma de todo el torneo; y por otra parte, porque vale su peso en oro para abrochar la permanencia.

El empate es un paso adelante. Acerca la salvación porque la permanencia está más barata que nunca, con el Reus arruinado y otros tres equipos en situación precaria. Y es un estímulo en el marco de esta temporada donde ya es habitual que el equipo blanquiazul se abone a la heroica. Es difícil descifrar el misterio de este Tenerife, por qué no gana a domicilio y presenta unos dígitos tan grises cuando sale del Heliodoro. P ero se valora que no deje de intentarlo, que los minutos finales de cada partido sean un pasaporte a la locura y que la perseverancia ya sea marca de la casa.

El Tenerife no convence del todo. Ni gana fuera de casa. Ahora bien, su fe mueve montañas. Está bien luchado este empate que acerca el objetivo de mínimos. Que es no sufrir. ¿Qué menos?

HOSPITEN

TAMBIÉN EN ELDORSAL

ATLÁNTICOHOY
No existen comentarios

Publicar un comentario