CANAUTO
Jorge MartínezJorge Martínez
El jugador del CD Tenerife Racic / @jacfotografo

Un partido de errores individuales

El CD Tenerife hizo uno de los peores partidos de lo que va de temporada ante la UD Almería. Derrota y malas sensaciones pero sobre todo un aspecto bastante preocupante. Luis Milla dijo tras el encuentro que el equipo no salió como debería haber salido refiriéndose a la intensidad y concentración.

Por falta de intensidad y de concentración el equipo fue el reflejo de una sucesión de errores individuales que lo condenaron desde bien pronto, desde el minuto cinco, cuando llegó el primer gol visitante. Una defensa totalmente desdibujada y un lento repliegue por parte de Racic, fue la causa del primer tanto. El serbio no estuvo nada acertado durante todo el partido, hasta ser sustituido por José Luis Oltra.

El segundo, en una contra una débil vaselina de Juan Carlos Real digamos que cogió por sorpresa a Dani Hernández, que pudiendo detener el balón lo rechazó para posteriormente hacer un penalti infantil.

Por último, una torpeza de Mauro dos Santos inexplicable en un jugador de su experiencia, siendo último jugador se enredó con el balón y llegó el tercero.

Hay mucho en juego y da la impresión que los equipos que menos regalen serán los que menos sufran en esta LaLiga 123 tan igualada. El CD Tenerife ante la UD Almería no solo regaló, sino que empaquetó y puso el lacito.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
1 Comentario
  • JRafael
    Publicado el 23:58h, 21 abril Responder

    Creo que el partido fue un querer y no poder. Una delantera eficaz, la del Almería, ...y otra poco efectiva, la del Tenerife. Eso marcó la diferencia. Nano lo intenta al máximo, pero no se puede hacer la guerra por su cuenta. Malbasic, lento (ya lo sabíamos) y fuera de su posición. Isma desaparecido en defensa, .... no es la primera vez, y todos dependiendo de Suso como de la Virgen de Candelaria. Y ya no se hacen milagros.
    Cuando no tenemos pegada, nos pueden hacer de todo, ...y fue lo que ocurrió, en mi opinión, claro.

Publicar un comentario