entrenador tenerife

Un 'espejo' en el que mirarse

Un desastre. Eso era el Tenerife 16-17 tras diez jornadas de competición. Lastrado por un sinfín de empates, ocupaba la decimoséptima plaza de la clasificación con apenas once puntos y tras haber sumado sólo una victoria en cinco apariciones en el Heliodoro. No son pocas las similitudes con el grupo que ahora dirige José Luis Oltra, que –con dos puntos menos que entonces y decimonoveno– también ha sido  penalizado por sus numerosas igualadas y apenas ha logrado un triunfo como local, aunque sólo ha jugado cuatro partidos ligueros en la Isla.

Hace dos años, aquel Tenerife que dirigía José Luis Martí, al que se le dio la confianza que ahora se le ha negado a Etxeberria, no lograba ganar en el Heliodoro. De hecho, llegaba a la décima jornada tras sumar dos empates seguidos en la Isla ante Getafe (0-0) y Cádiz (1-1), dos equipos que ocupaban zona de descenso cuando llegaron al Heliodoro... y que acabarían por disputar los 'playoffs' de ascenso contra los blanquiazules. O lo que es lo mismo: el Tenerife 18-19 tiene un espejo en el que mirarse. O tres, si se añade a gaditanos y madrileños.

Oltra realiza indicaciones en un entrenamiento | @jacfotografo

Hay más similitudes del actual Tenerife con el que hace dos años se arrastraba por la zona baja de la tabla: los fichajes no funcionaban y se había perdido poder realizador al traspasar a Nano, autor de 14 dianas el curso anterior. Aquel equipo no le hacía un gol a nadie y sólo sumaba siete tantos en diez jornadas, ¡uno menos que el actual conjunto  blanquiazul! Y las adquisiciones eran un fiasco, con Marc Crosas y Álex  García a la cabeza, mientras Aarón Ñíguez y Amath Ndiaye –como ahora Joao o Chilunda– aún no habían marcado tras diez jornadas ligueras.

Y Lozano repetía la trayectoria que ahora lleva Malbasic: había logrado una decena de goles en su primera temporada como blanquiazul, pero aquel curso sólo sumaba uno tras diez jornadas. ¿Más paralelismos? Pues sí, el talonario apenas aportaba dos tantos: entonces los hizo el tunecino Jouini y este curso se los reparten Nano y Naranjo. Y eso no fue todo: aquel Tenerife perdió (2-0) en Oviedo en la undécima jornada, en la que  se volvió a quedar sin marcar, cayendo a la vigésima plaza de la clasificación, lo que animó a la oposición a pedir la cabeza del presidente.

A partir de ahí, aquel Tenerife 16-17 reaccionó y mucho antes de la llegada los fichajes invernales ya ocupaba 'zona de playoffs', de donde no saldría en toda la segunda vuelta. Y no fue el único caso: Getafe y Cádiz, que también ocuparon puestos de descenso en el tramo inicial de la competición, también disputarían las eliminatorias por el ascenso.

¿Más 'espejos' en los que mirarse? El Girona 15-16, en zona de descenso tras 18 jornadas, llegó a los 'playoffs'. Y dos años antes el Barça B acabó tercero, aunque sin optar a subir, tras coquetear con el descenso toda la primera vuelta. Y como hay antecedentes que invitan al optimismo, Oltra huye del discurso catastrofista que invade el entorno blanquiazul. Así, en  declaraciones a 'Radio El Día', el técnico del Tenerife dijo estar “convencido de que vamos a acabar en la zona noble, compitiendo por cosas importantes”. “Sigo creyendo que este equipo tiene potencial, afición, recursos y una buena plantilla para competir por todo”, agregó un entrenador que reconoce que “el hándicap” del Tenerife 18-19 “es la falta de gol, pero no porque los puntas no marquen, sino porque no generamos ocasiones suficientes”.

1 Comentario
  • Cristo Ginoris
    Publicado el 14:27h, 25 octubre Responder

    Me gusta mucho el artículo, da esperanzas basadas en realidades posibles y actuales, no son ninguna locura. La situación es complicada, el equipo no tiene aún una "identidad", pero en una liga tan ajustada, tan comprimida, se pasa del abismo a la gloria en poco, vamos a confiar en Don José Luis, si no, ¿en quién?. Animemos como somos capaces, no dejemos de hacerlo hasta el último suspiro, vamos a no rendirnos desde ahora, sobre todo, recordemos a esos jugadores que aún tenemos en el club y que tanto hemos admirado por su amor a estos colores para confiar en este equipo. Vamos a levantarnos una vez más, ¿cuándo se ha visto a un guerrero curtido en batallas sin cicatrices?.

Publicar un comentario