afición tenerife Manoj DaswaniManoj Daswani

Tribuna Alta: ‘La ilusión que nos une’, por Manoj Daswani

Estamos donde queríamos. En los ‘play off’, territorio inexplorado. Desconocido y apetecible, a partes iguales. Cuatro partidos, dos eliminatorias, 360 minutos con el ascenso como botín. Palabras mayores.

La afición acompaña al CD Tenerife en Cádiz, y llenará el Heliodoro este domingo. | @jacfotografo

Llega el Tenerife cuarto, puesto desde el que solo subió la Unión Deportiva. Y con la condición de novato en estas lides. Como Getafe, Huesca y Cádiz, que también se estrenan. En otras latitudes buscan argumentos para la esperanza, como también nosotros alrededor del representativo. Dirán los de Bordalás que son ellos los que mejor lo tienen porque llegan terceros, con el factor campo a placer y la ventaja consiguiente en los posibles empates. Los de Anquela argumentan que viajan sin presión, liberados de obligaciones. Y los de Cervera, seguros de que ésta es su especialidad, pues a Segunda subieron por esta vía.

Creo y sueño en el triunfo blanquiazul porque esta isla se lo merece. “Ya toca”, es el mensaje que más veces se repite en estos días de incertidumbre, pasión y nervios. Pero el argumento más sólido es el fútbol. Un equipo que tan solo ha perdido ocho veces en 42 jornadas es tan rocoso que todos le temen. Y además, juega bien. Nos gusta, agrada, convence. La apuesta de Martí es la más reluciente de las cuatro. Y están en nómina Lozano, Shibasaki, Aarón Ñíguez, Tayron, Amath… Un equipo con tanto gol solo puede acabar en Primera.

Las eliminatorias serán tan reñidas en el campo como espectaculares en la grada. De la apoteosis multicolor de los cruces saldrá un equipo aupado a la gloria y otros tres, directos a la melancolía. Ha de ser durísimo quedarse en la cuneta. Pero confiamos en pasar, en ser los campeones, en disfrutar en diez días de las mieles de la gloria. Es así porque somos del Tenerife, ilusión que nos une.

El objetivo es ir adelante y sin miedos. “Hasta la meta final”, como dice el himno. Pero antes el tinerfeñismo ya ha logrado su primera gran victoria. Se ha unido, desaparecieron las trincheras y vive ahora en una cohesión feliz y apacible. Sin camarillas. Estamos donde queríamos. Y hoy, en vísperas de empezar la promoción, les confieso que se ha cumplido una reivindicación y un deseo de antaño: Éste es el Tenerife que yo quería (seguro que ustedes también). Y es este entusiasmo de estos días un regalo inmenso. Disfrútenlo. Que vale la pena.

No existen comentarios

Publicar un comentario