Manoj DaswaniManoj Daswani
Juan Carlos Cordero durante su presentación con el CD Tenerife | @jacfotografo

Todo muy confidencial

No es verdad que se rompiesen las negociaciones en pleno desacuerdo económico ni que Julio Velázquez se descolgara pidiendo lo imposible. Tampoco es cierto que irrumpiese el Watford en escena, como así quiso propagar por ahí algún indiscreto alto cargo blanquiazul en plena ronda de llamadas a los periodistas de su cuerda; ni que el plan virase justo después de la reunión de Concepción con el salmantino, que se produjo el lunes en un conocido hotel de Madrid. No fue hasta la tarde del martes cuando el presidente palmero percibió que el proyecto iba a comenzar torcido si se decantaban por un entrenador que no convencía a nadie, salvo a Cordero. Y fue entonces cuando le pidió que explorase el plan B, esto es, la opción de firmar a Fran Fernández.

Cordero acató el mensaje presidencial y se avino a la contratación de un nombre de consenso, que ha entrado con buen pie, con un mensaje realista pero ambicioso. Hay quien podría pensar que el director deportivo ha quedado desautorizado a las primeras de cambio; pero yo diría que no, que ha sido razonable el derrapaje y viraje de última hora. Lo incoherente habría sido empezar con una apuesta personal suya en la que tan solo creía él. Entre otros motivos, porque le hubiese producido un desgaste poco recomendable por muy anchas que sean sus espaldas y muy largo que sea su currículum.

Andan mosqueados en el club por un problema que se reproduce cada verano, el de los desagües. O sea, las filtraciones no deseadas. A Armas y compañía no solo se les ha escapado por un descuido el diseño de las equipaciones, de las que por cierto gustará mucho la segunda; y muy posiblemente les ocurra lo mismo muy pronto con la campaña de abonos, de la que este año se ocupa David de Diego casi al 100%. Lo que también han trascendido son los planes de Concepción para la remodelación de la directiva: le ofrecerá el cargo de administrador a Rodríguez Zaragoza, que ha salido del club con una jubilación dorada y al que hay que dar las gracias por todo (que es nada). Su salario ha sido galáctico, como los elogios que el director de Comunicación ha pedido para él en aquellos medios a los que mantiene satisfechos a través de la Fundación.

El presidente del CD Tenerife no sabe o no quiere escuchar las recomendaciones de sus accionistas de referencia, que le sugieren prescindir de Juan Amador, a quien Cordero ya empieza a conocer; y apostar por fin por savia nueva. Le piden eso y Concepción hace justo lo contrario: ascenderá al gerente y nombrará vicepresidente a Conrado González. Nadie lo ha explicado mejor estos días que un aficionado blanquiazul en Twitter: "Vamos a hacer cambios, sí. Vamos a poner la estantería donde estaba la mesa y la mesa donde estaba la estantería". Y un poco será así la reforma de Concepción para sus últimos meses de mandato.

Los periodistas deportivos casi siempre advertimos de que será a final de temporada cuando contaremos qué ha pasado -con pelos y señales, se suele prometer- para explicar determinadas situaciones conflictivas, delicadas o sensibles que en el fragor de la batalla conviene no revelar. O que sencillamente te piden que no cuentes. Luego llegan el calor del verano, las vacaciones y los fichajes; y entonces con frecuencia olvidamos lo prometido. O sencillamente pierde interés. Pero es normal que quieran saber muchos qué pasó entre Suso y Baraja. Versiones hay tropecientas; ahora bien, nadie puede negar que sí había un evidente distanciamiento entre los dos y que tiene su raíz en el confinamiento, cuando el capitán ejerció como tal e hizo algunas gestiones en nombre de un compañero que había caído casi en depresión. Fue entonces cuando recibió una respuesta tajante del míster, que desautorizó que nadie saliese de la Isla "bajo ningún concepto" durante aquellos días de encierro. Bueno, pues en medio del calentón, Santana afeó de puertas adentro que el entrenador no hubiese llamado a casi ningún futbolista durante la cuarentena y en cambio él sí estuviese en Valencia, lo cual supo porque se lo había contado un alto cargo del club. Luego la relación ya nunca volvió al grado de cordialidad y empatía de antes; y lo que en el entorno del jugador y algunos altos cargos achacan a aquel aparatoso desencuentro, para Baraja y su equipo fueron solo decisiones técnicas. El caso es que Suso se quedó casi a cero minutos. Y la verdad es que lo habría tenido en chino si el 'Pipo' renueva.

ARONA

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

1 Comentario
  • El Kaiser
    Publicado el 17:07h, 01 agosto Responder

    Cordero ha pinchado a las primeras de cambio. Entiendo que ya debería de tener el recambio para Milla y que tendría que ser un buen medio centro, que ilusione al tinerfeñismo. Tendría que tenerlo apalabrado, como mínimo. Tiene que ser del mercado sudamericano o nórdico.. Con 6 millones habrá que invertir en un buen centrocampista. Los delanteros ya vendrán después. Ahora es prioritario el medio centro. Cordero ¡¡espabila¡¡

Publicar un comentario