Manoj DaswaniManoj Daswani
Miguel Concepción, presidente del CD Tenerife | @jacfotografo

Sin reputación, sin credibilidad, sin nada

Le confesaba el otro día Miguel Concepción a uno de sus aliados principales que anda muy preocupado. Preocupado porque ya difícilmente va a poder ir a negociar nada con el Cabildo, al que la Fundación ocultó que fueran a alquilar campos de la Ciudad Deportiva, instalación ya de por sí soportada por una millonaria inversión de la corporación. Preocupado también porque ya no va a poder exigirle nada al Gobierno de Canarias, que repudia lo que ha hecho la organización blanquiazul con la subvención que le otorgaron para fomentar el fútbol base y los hábitos saludables. Tal es el tamaño de la desfachatez que han dejado de defenderla incluso los periodistas patrocinados, que para mí son solo anécdota en este mayúsculo escándalo de presuntos desvíos de fondos que eran públicos (o sea, de todos) de aquí para allá.

Es lógica la preocupación de Concepción. Si nada se tuerce, en pocos días 'Los papeles de la Fundación' irán rumbo a la Fiscalía, que tendrá unos meses de plazo para investigar a fondo la primicia periodística de la SER. Lo que Milagros Luis Brito ha llamado estos días "un copia y pega", despreciando de forma miserable las muchas horas de trabajo pulcro y riguroso que hay detrás de la investigación de Radio Club Tenerife y otros medios de comunicación.

El comunicado emitido este viernes por seis peñas es tan contundente como esclarecedor de la realidad de este club. Ni tan siquiera han ofrecido explicaciones a sus propios grupos de animación, que preguntan -muy oportunamente- cómo es posible que hubiese un error material en unas cuentas tan bien auditadas. Y cómo fue que tamaña equivocación -por dos veces, en dos facturas- afectara de lleno a la empresa de comunicación del presidente, aquella en la que se emite el programa oficial de radio del club en otra muestra más de indecencia y poca vergüenza.

'Los Papeles de la Fundación' revelan pagos por servicios prestados a la empresa del hermano de un expatrono, que dimitió en su día por motivos profesionales (¿se acuerdan?); también un montón de anotaciones de dineros que fueron rumbo al club, provenientes de fondos públicos; y operaciones tan extrañas como las contadas estos días ante el asombro de la ciudadanía, los políticos ("no me gusta lo que leo", expresó el portavoz del Gobierno) y hasta los periodistas del régimen, que no saben dónde meterse.

Concepción también anda escondido, sin dar explicaciones siquiera a los suyos. Va despejando balones cual Bruno Wilson; parapetado tras Milagros Luis y un par de comunicados escritos a toda prisa, el primero con imprecisiones y el segundo también. El proceso de publicación de 'Los Papeles' ha arruinado lo que le quedaba a la reputación y credibilidad del presidente del CD Tenerife. De paso, le ha puesto la cara colorada (sin quererlo) su homólogo en el CB Canarias, quien dejó claro el jueves que jamás se le ocurriría pagar a los medios de comunicación por que hablen de lo que hace su club. Es de sentido común: "hagan buenas obras y por supuesto se hablará de ellas"; que no hace falta que pasen por caja, mucho menos con dineros públicos.

El escándalo tiene dimensiones de una repercusión incalculable. Hasta los futbolistas cuyas visitas cobró el club a hospitales y escuelas andan ruborizados. También algunos patronos de la Fundación con los que he hablado estos días. Lamentan que el dinero que debió ir para aprobar obras y proyectos que están sobre la mesa (ayudar a los enfermos de Alzheimer, visitar centros penitenciarios, colaborar con los inmigrantes que llegan a nuestras costas...) se dedique presuntamente a contentar a periodistas y columnistas amigos. Por supuesto pedirán explicaciones. Si no hay dimisiones en la Fundación, mucho me sorprendería. Por mucho que se afane Milagros Luis en evitarlas mientras va de radio en radio dando explicaciones inconexas y e indescifrables. Es como si no le importase nada que nadie la crea, a veces ni tan siquiera el periodista que le pone alfombra roja con preguntas a la carta. "Yo antes que hacer tamaño ridículo, me iría a mi casa", me decía de la inefable portavoz un exempleado del club. Hablando de prestigio, el de Concepción ya está por los suelos. Ahora solo falta por saber si pone él mismo la fecha para su renuncia; o si le obligan quienes a su lado ven "mancharse el escudo" (le pido prestada la metáfora a las peñas) mientras hasta sus subordinados disimulan su mayúsculo sonrojo. De comunicado en comunicado.

P.D. Gracias a la SER por dejarnos hacer periodismo; a ELDORSAL.com por no quedarse de perfil ante una investigación incontestable. Y que descubre una verdad y una falsedad tan grandes como el tamaño del Heliodoro. La verdad: ni un patrocinador privado en la Fundación blanquiazul. La falsedad: no hay grandes méritos en la gestión económica de Concepción, que decían era brillante. En el club hizo lo que en sus empresas. Tirar de lo público.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

7 Comentarios
  • Ayoze González Díaz
    Publicado el 08:54h, 03 octubre Responder

    Hola!! Ya hace tiempo que no sufro indignación por semejante individuo y toda su prole que huele que apesta... Son y han sido una ****** al cobijo del los poderes políticos (C. C.),.. 40 años de "mamandurrias". Mí padre me hizo socio accionista desde que salió la ley de S. A. D., yo he hecho a mí hijo y a mí sobrino, pero ya no piso el estadio, porque me he prometido a mí mismo, que hasta que ésta "gentuza" no salga del club no pienso ir... No sé puede jugar con un sentimiento, el blanquiazul, pero si aburrir al aficionado. Siento que muchos les ha pasado lo mismo que a mi. Penoso y vergonzoso, sobre todo lo de "cobrar" las visitas al HUC... Somos una afición peculiar, periodistas incluidos, me da igual estar en 2°B, disfrutando del ascenso; me da igual seguir años en 2°A, disfrutando del playoff con el Cádiz cf(mi último día en el estadio como abonado) ; me da igual subir a 1° división, vi las dos ligas perdidas del Real Madrid en la grada de madera de Herradura, ver y hablar con Rommel después de subir en la promoción del '89 contra el Real Betis,.. Pero los valores como el respeto, la dignidad, la honradez, la humildad, etc etc. están muy por encima de todo ésto... El sentimiento por los colores y la emoción que siento al ver y estar con 20.000 personas en el estadio no me la van a quitar, ni éstos ************ ni otros que vengan, aún sean peores. Saludos.

  • Cristoor
    Publicado el 10:10h, 03 octubre Responder

    Vale perfecto muy bien.Creo que ya los pocos que quedaban apoyando a este señor han disipado sus dudas... Perfecto pero. ¿A quien pones?. Porque les recuerdo que este señor fue puesto a dedo por muchísimos empresarios de la isla y con aquella preciosa reunión de Paulino Rivero. Que también digo menos mal que se hizo si no se hubiera desaparecido. ¿A quien pones?. Porque Félix Hernández solo hay uno.

  • jaiver
    Publicado el 13:53h, 03 octubre Responder

    Te quedo bonito Manoj. Pero una nube negra, no va a esconder el arcoiris...

  • Vicente Lozano Gonzalez
    Publicado el 15:52h, 03 octubre Responder

    Esperemos Manoj que no tengas que meterte la lengua en cierta parte, pues no veo delito alguno, la Fundación está para eso , si para hacer regalos, y lo que quiera .

  • Ehedei Pérez
    Publicado el 12:12h, 04 octubre Responder

    Vergüenza por quienes apoyan tan penosa gestión, quienes le buscan aún el " arcoiris" o quienes desean que un periodista que SI hace su trabajo se meta la lengua donde... Ahora mismo el río no suena, el río rebosa de porquería... Es imposible defender o justificar tanta mediocridad, si no es para sumar dense cuenta ya de una vez que sobran

  • Jose . Beuster
    Publicado el 17:22h, 05 octubre Responder

    Pues si con todo lo relatado, amigo daswani, todavía siguen ahí ¿ Qué podemos hacer?
    Da la impresión que le importa un pepino. Él quiere ser el presidente del centenario , aunque sea de terry

  • jaiver
    Publicado el 18:13h, 05 octubre Responder

    Vergüenza es amparar a un periodista que bucea en las cloacas del club para derrocar a un presidente. Ensucia que al final algo queda.

Publicar un comentario