tenerife reus

El Reus, un rival eficiente y eficaz

Alejandro Luis Rolo | Santa Cruz de Tenerife

El CD Tenerife es el filo de un puñal que no asesina; el pájaro que, aún sabiendo volar, choca contra el cristal; el dedo meñique que besa las esquinas de los muebles; y el enésimo intento de algo que sale mal. Es aquel que confunde “deseo” con “necesidad”; la gota que se encarga de colmar el vaso y manchar una camisa nueva; un invierno en el Ártico en un lunes cualquiera; y una lista interminable de infortunios, de porqués y de ojalás. En definitiva, todo lo contrario de su rival, el CF Reus Deportiu, que, sin crear mucha expectación, llegará al Rodríguez López inmerso en una dinámica de juego y de sensaciones tan eficiente como eficaz.

Tan cierto es que no se puede analizar y conocer tácticamente a un conjunto solo por su último partido, como que el encuentro de los rojinegros ante el filial blaugrana dio para mucho más de lo que aparenta. La dolencia de Pablo Íñiguez instantes antes de comenzar la contienda tiraba al traste lo que parecía un calco del planteamiento que naufragó en el Ramón de Carranza y, al mismo tiempo, demostraba la capacidad de reacción y los registros que manejan López Garai y los suyos. El 5-3-2, que sorprendió a propios y extraños, fue sustituido de inmediato por el habitual 4-4-2, con el que se funden las bases de sus principios.

Sus dos líneas de cuatro, siempre bien posicionadas en el verde, cierran cualquier intento de penetración rival. Si hay riesgo de grieta o existe un atisbo de que un jugador flaquea, un compañero le salva yendo en su ayuda. Es su punto de partida. Es pura solidaridad colectiva. Orden y compromiso a partes iguales. En eso se resume este Reus, en una acción propia de una ONG sin ánimo de lucro que cree en lo que hace y hace lo que cree.

Convencional y óptimo, el Reus es el mejor ejemplo de lo antaño. Practica un balompié pintoresco, diferente al resto, un híbrido con tintes de un juego a la vieja usanza, pero sin dejar de lado los aspectos tácticos del fútbol moderno. En sus bandas vive la técnica y el descaro, pues Gus Ledes y David Haro son más determinantes de lo que parecen; mientras que en su punta de lanza habita el engaño, ya que Lekic y Edgar, que pueden aparentar un perfil idéntico, no son torpes en ataque, ni de esfuerzo ínfimo en defensa. Son lo opuesto, lo contrario. Además, bien por la estrategia, bien por la envergadura que atesoran, aportan un juego aéreo del que el equipo se nutre y agradece defensiva y ofensivamente.

camille tenerife

Samuel Camille, CD Tenerife, realiza un pase ante el Reus. | @Jacfotografo

Quizás el Tenerife de Martí logre quitarse el antifaz, cambiar la aguja de su propia brújula, convertir el frío en calor y corregir la soledad. Quizás, ante el Reus, nada cambia y todo siga igual. ¿Quién sabe? Todo puede pasar.

No existen comentarios

Publicar un comentario