SERVICIO_WHATSAPP
Luis PadillaLuis Padilla

Peligro real y revolución necesaria

El Tenerife 18-19 emite señales preocupantes. Y la amenaza del descenso a Segunda División B se ha convertido en un peligro real. El mercado de invierno no ha arreglado las deficiencias del equipo y el buen juego mostrado ante Nástic, Málaga y Deportivo no ha tenido continuidad. Las cifras invitan al pesimismo, porque el grupo que dirige Oltra apenas ha sumado siete puntos en los siete encuentros disputados en la segunda vuelta.

La victoria burocrática lograda en Reus alimenta el espejismo de una situación algo desahogada en la tabla, pero la realidad es que, dentro de apenas dos semanas, el Extremadura 'ganará' al Reus un partido que no se va a jugar y que, para el Tenerife, la distancia real al descenso es menor que la clasificatoria. Y eso, que sería preocupante en cualquier circunstancia, es una llamada al desasosiego para un equipo sin gol y que parece haber perdido convicción.

El Numancia fue mejor el domingo. Y en algunas fases, mucho mejor. Para el Tenerife, mal con balón y sin balón, el partido fue una tortura que alimenta dudas colectivas e individuales. En el aspecto global, el equipo parece incómodo, fuera de sitio, desordenado en la presión, apresurado con la pelota, con escasa chispa y menos acierto al desequilibrar; y en el capítulo personal, sólo Dani y Hécor salieron reforzados de una cita que dejó muchos damnificados.

Uno de los que peor parado sale del choque ante el Numnacia es Coniglio... y, por extensión, Víctor Moreno. El delantero argentino no es el culpable de que el Tenerife 18-19 esté coqueteando con el descenso, pero su aportación no llega al aprobado: cero goles en siete partidos (tres como titular) y hasta resulta difícil rescatar alguna buena acción ofensiva en los casi trescientos minutos que ha sumado con la camiseta blanquiazul.

Y lo mismo puede decirse del nuevo director deportivo: tampoco es el culpable máximo de que el Tenerife esté firmando una temporada decepcionante, pero ha suspendido en su primer examen. Porque la realidad es que Víctor Moreno no ha resuelto en el mercado de invierno las deficiencias que mostraba la plantilla y se precipitó al fichar un 'nueve' sin gol, que luego condicionó el resto de incorporaciones, cuyo rendimiento está siendo decreciente.

Eso sí, de lograr la permanencia, el Tenerife estaría obligado a acometer una necesaria revolución, con cambios drásticos en la confección de una plantilla que necesita algo más que maquillaje y un relevo generacional. Y en principio, el encargado de hacerlo debe ser Víctor Moreno, que es previsible que acuda al mercado con un suspenso en su primer examen y obligado a decidir sobre una cuestión de gran calado como la continuidad de Oltra en el banquillo.

Y de no lograr la permanencia, el Tenerife... Bueno, mejor no pensar en eso (aunque el peligro es real).

LA_TARTERIA

TAMBIÉN EN ELDORSAL

ATLÁNTICOHOY
No existen comentarios

Publicar un comentario