Manoj DaswaniManoj Daswani
El canterano del CD Tenerife Jorge celebra un gol | @jacfotografo

Paradojas del domingo

Paradojas del fútbol, el CD Tenerife ofreció su versión más sobria el día que más acuciado y exigido estaba. Por la clasificación, el presunto nivel del rival (que estuvo a años luz de lo esperado) y porque hay partidos que queman. Éste era uno de ellos.

Otra paradoja. Que el equipo sea más solvente que nunca justo cuando pincha un futbolista capital como es Luis Milla, que parece (no sé si lo está) descentrado y a disgusto. En el polo opuesto en cuanto a rendimiento y estado anímico está ahora Dani Hernández, que se merece todo lo bueno que le está pasando. De la manera más inesperada -un accidente doméstico de Ortolá- se le abrieron en enero las puertas de la titularidad. Y nadie debería quitársela ahora.

Paradójico es también que el equipo rebajase sus prestaciones, generase menos peligro y perdiese el control precisamente cuando Baraja optó por robustecer el mediocampo (Undabarrena por Jorge Padilla) y variar la fisonomía del Tenerife. Más 'random' que paradójico fue su siguiente cambio, que tuvo por protagonista a Moore... para hacer de Suso. El capitán, por cierto, suma y sigue: 305 partidos y otras tantas ovaciones. La de este domingo, tan masiva que Víctor Moreno -o quien corresponda- debería plantearse muy seriamente la conveniencia de una renovación que caerá por su peso.

Hablando de paradojas, la mayor de todas es que el héroe del partido fuese justamente quien salió lesionado a las primeras de cambio (Nahuel) y que quien mejor sabor de boca dejase en el graderío tenga tan solo 18 años -cosecha del 2001- y que hasta hace unos meses fuese el perfecto desconocido. Padilla Soler son sus apellidos, Jorge su nombre. Átenlo ya. Va para futbolista grande. No es ninguna paradoja.

Mutua Tinerfeña

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario