El jugador del CD Tenerife Coniglio en un partido en el Heliodoro Rodríguez López / @jacfotografo

Osadía contra necesidad

CAJA_SIETE

El Tenerife juega a las siete y media, pero también a las tres. Un pinchazo del Extremadura ante el aspirante Málaga en el primer partido del sábado podría allanar el camino hacia la permanencia y liberar de tensión al representativo, que jugaría hasta arriba de presión si se diera la sorpresa y los azulgrana puntuasen en La Rosaleda. Un partido condiciona al otro. En todo caso, el propósito de los blanquiazules es vencer (Cerro del Espino, 19:30h) y quebrar su maldición a domicilio, que se prolonga por más de un año.

La baja de Alberto -aquejado de un proceso gripal- disipa casi todas las dudas sobre el sistema que utilizará Oltra, que muy probablemente reproduzca un esquema muy semejante al del último partido con el Sporting. Repetir once es imposible, pues también faltará Racic, pieza capital en el mediocampo y a cuya vacante oposita Undabarrena, sinónimo de equilibrio casi todas las veces que juega.

Al Rayo Majadahonda se le ganó en el Heliodoro (2-1 con tantos de Naranjo y Suso) pero la historia es bien diferente a estas alturas del campeonato. A nueve jornadas del final, el cuadro madrileño presume de un estado de forma endividiable, juega sin presión y sus principales estiletes -sobre todo el emergente Ruibal, cedido por el Betis- están en su mejor momento de la temporada. Empezaron el curso jugando como locales en el Wanda Metropolitano (privilegio de muchos quilates) y les costó adaptarse a la mudanza al Cerro, donde el césped que se encontraron a su regreso no era el mejor tapiz para el juego irreverente y osado que practican.

Antonio Iriondo, entrenador forjado a través del tiempo a través de casi todas las categorías, es artífice de casi un milagro. Casi nadie daba un euro por la salvación del Majadahonda, de los cuatro ascendidos el que más está sorprendiendo por sus resultados. Y por su estilo, uno de los más atrevidos de toda la categoría. El Tenerife pujará por la manija del partido aunque su gran obsesión es mejorar sus dígitos ofensivos. Con todos sus delanteros muy lejos de las cifras deseadas, hoy vuelve a comparecer Malbasic por delante de Coniglio. El reto es ganar, por fin, y así ahuyentar los fantasmas. Para quien lo consiga, Rayo o Tenerife, un triunfo sería casi definitivo. Aunque en función de otros resultados, tal vez el empate también sirva para acercar el campamento base.

EL_BLOG_DE_CORVINIANO

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
1 Comentario
  • Rubén García Hernández
    Publicado el 10:31h, 13 abril Responder

    Gran artículo Manoj! Es importantísimo ganar en Madrid y al Almería, por qué ir a jugar con el Extremadura a uno o dos puntos sería muy peligroso ya que salir de descenso en las últimas jornadas es complicado, esperemos traernos hoy los 3 puntos! Saludos!!

Publicar un comentario