Marta Huerta de Aza | RFEF

Marta Huerta de Aza: "El arbitraje se convierte en una forma de vida"

Marta Huerta de Aza es árbitra de fútbol de la Primera División Femenina, Segunda División B masculina de España y pertenece al grupo ELITE del arbitraje UEFA, el máximo nivel en Europa. Ascendió a la máxima categoría del fútbol femenino español en el año 2017, cuando ésta fue creada para que fuera dirigida únicamente por mujeres y pitó el encuentro entre el Levante UD y el Madrid CFF (1-1).

Además, en 2018 dirigió la final de la Copa de la Reina de Fútbol 2018 entre el FC Barcelona y el Atlético de Madrid (1–0). Asimismo, tuvo el honor en 2019 de ser la encargada de dirigir la final de la Supercopa de España de Fútbol Femenino 2020 disputada entre la Real Sociedad y el FC Barcelona (1–10).

La colegiada palentina, miembro del Comité Interinsular Tinerfeño de Árbitros de Fútbol (CITAF), nos cuenta un poco su trayectoria y lo que supone para ella desempeñar el arbitraje.

¿Cómo, cuándo y por qué decidió que quería ser árbitra?

"Fue en 2005 cuando pisé por primera vez el colegio de árbitros en Palencia, por lo que llevo media vida dentro de este colectivo. He sido una persona que siempre ha estado vinculada a todo tipo de deportes, entre ellos al fútbol que era una de mis pasiones. Debido a que en Palencia era complicado practicarlo como jugadora, decidí vivirlo desde otro punto de vista".

¿Cómo fue el proceso hasta conseguirlo?

"El camino hasta el día de hoy ha sido muy bonito. Nunca podré olvidar esos inicios en Palencia donde el apoyo tanto de Chus, el delegado, como de los compañeros, era incondicional, algo fundamental en todos los comienzos. Después el destino quiso que en 2012 viniera a Tenerife. Aquí he podido continuar con mi pasión y tanto Castilla, el entonces presidente del CITAF, como Pancho, el delegado de Capital, me transmitieron desde el primer día que ésta era mi casa y así me lo hicieron sentir, algo de lo que les estaré eternamente agradecida".

¿Qué cualidades le han servido para llegar hasta donde ha llegado en esta profesión?

"La ilusión y la constancia. Considero que en esta vida las cosas que se hagan sin ilusión no tienen sentido. El mundo del arbitraje no es fácil porque hay muchísimos momentos buenos, pero también hay momento menos buenos, y si no hubiera sido esa constancia por seguir luchando en lo que me apasiona, quizás no hubiera alcanzado muchos de los objetivos que me he propuesto".

¿Cómo ha compaginado su embarazo con su labor como árbitra y profesora?

"Desde que me enteré de que estaba embarazada se lo comuniqué al Comité de Árbitros y decidí no tomar ningún riesgo, por lo que la temporada no la comencé en el terreno de juego. Eso no quiere decir que haya estado apartada del colectivo ni mucho menos. Mensualmente tenemos seminarios online tanto del CTA como de UEFA y FIFA en los que he participado. De igual manera, estas mismas entidades me llevan un seguimiento del embarazo en cuanto a los entrenamientos y a la evolución, por lo que el contacto ha sido continuo. Respecto a mi labor como profesora, estoy llevando un embarazo tan bueno que he estado trabajando hasta la semana 37".

Desde que me comunicaron la preselección para dirigir encuentros en la fase final de la próxima Copa Mundial de la FIFA de Fútbol Femenino 2023 no se me borra la sonrisa de la cara

 

¿Cuál es el mejor momento que recuerda en un terreno de juego? ¿Y el peor? 

"Sinceramente, y aunque suene un tópico, sólo tengo recuerdos buenos. Si tuviera que resaltar alguno, sería el día del debut en Segunda División B. Cuando di el pitido inicial, interiormente sentí una gran satisfacción, diciéndome para mí misma «por fin lo he conseguido y todo el sacrificio ha merecido la pena». Fue un sentimiento de orgullo por todo lo trabajado y porque sabía que muchas personas se alegraban de ese momento y lo sentían también como su éxito".

En 2017 ascendió a la máxima categoría de fútbol español con la novedad de que la Primera Femenina fuera dirigida solo por mujeres. ¿Cómo recuerda los días previos y cómo se sintió tras su debut en el Levante UD-Madrid CFF?

"Fue un momento histórico, ser una de las árbitras que forman la primera plantilla de la categoría Primera División Femenina es algo indescriptible. Hace años parecía una utopía, pero ese es el resultado del gran trabajo y apoyo que el CTA y la RFEF hace hacia esta modalidad".

En diciembre del año pasado, Carlos Velasco Carballo, presidente del CTA, anunció que ha sido preseleccionada para dirigir encuentros en la fase final de la próxima Copa Mundial de la FIFA de Fútbol Femenino 2023 que se celebrará en Australia y Nueva Zelanda. ¿Qué le supone optar a este cargo?

"Bueno como bien dices, es una preselección, no es algo definitivo. Obviamente es una gran alegría que FIFA confíe tanto en Guadalupe como en mí para poder representar el arbitraje español en un mundial. Es el primer paso que había que dar, y lo hemos conseguido, pero ahora lo que queda es trabajar, trabajar y trabajar para demostrar que estamos preparadas para estar ahí. Un mundial es lo máximo a lo que puede optar una jugadora y también una arbitra, así que puedes entender por qué desde el día que nos comunicaron esa preselección no se me borra la sonrisa de la cara".

El ojo humano no puede percibir todos los detalles en cuestión de décimas de segundos, tal y como hemos comprobado. Por eso, el uso del VAR era necesario

 

Se ha hablado mucho de la discriminación que sufre la mujer dentro de esta profesión. ¿Cree se respeta menos a una árbitro cuando es una mujer? ¿Cómo gestiona la presión en un partido?

"De este tema creo que se habla en los medios de comunicación, porque las que estamos dentro nunca hemos sentido esa discriminación. La presión de los partidos es algo positivo desde mi punto de vista, hace que tu concentración sea mayor aún si puede. El uso de los intercomunicadores hace que esa presión también disminuya porque entras en una comunicación con tu equipo que te aísla del exterior".

¿Cómo ve la evolución del fútbol femenino? ¿Está satisfecha con el lugar que ocupa la mujer dentro de este deporte? 

"Las personas que llevamos muchos años dentro de este mundo podemos ver las grandes diferencias que hay a día de hoy con respecto a no hace mucho tiempo. El avance ha sido y sigue siendo muy significativo. El gran trabajo de la RFEF y del CTA hace que muy pronto ocupe el lugar que se merece, la profesionalización de todas las personas que participamos en esta categoría".

¿Qué opinión le merece la prensa deportiva de este país respecto a la figura femenina? 

"La prensa es el pilar fundamental para que este auge del que hemos hablado haya sido posible. La gente consume lo que se oferta. Si no se oferta, si no se escribe y si no habla sobre fútbol femenino, las personas pierden interés. En cambio, los medios de comunicación habéis trabajado y habéis conseguido todo lo contrario, que personas que no seguían el fútbol femenino se haya aficionado, por lo tanto, enhorabuena por todo el trabajo hecho".

Como árbitra, ¿Qué opina del VAR? ¿Le supone un alivio su aplicación o considera que le quita autoridad? 

"El VAR es una gran herramienta, un avance que el fútbol necesitaba para poder ser más justos. El ojo humano no puede percibir todos los detalles en cuestión de décimas de segundos, tal y como hemos comprobado. Por eso, el uso del VAR era necesario. Nuestro único objetivo es juzgar bien todas las situaciones que se dan en un partido, si en alguna nos equivocamos, está claro que a todos nos gustaría poder rectificar y perjudicar lo menos posible con nuestras decisiones, por eso para nada considero que quite autoridad, todo lo contrario".

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario