Mario Pestano se retiró en el año 2016

Mario Pestano: "El Tenerife CajaCanarias ha sido el único que ha creído en mí"

Mario Pestano es una leyenda del atletismo español. Dominó en su disciplina, el lanzamiento de disco, durante años. Consiguió 12 campeonatos de España y participó en tres Juegos Olímpicos. Ahora, es director del Tenerife CajaCanarias. Hablamos con él sobre su nuevo puesto, su trayectoria deportiva y lo que supone la retirada para un deportista de élite.

¿Qué tal tus primeros días como director del Tenerife CajaCanarias?

"Estoy muy ilusionado y motivado, es la primera vez que gestiono una escuela y es una gran responsabilidad. Me han dado la libertad para dirigir el proyecto a mi manera. Desde mi experiencia, espero contribuir a los jóvenes atletas y mostrarles los valores de la disciplina y el esfuerzo para que puedan lograr sus metas. Es una oportunidad de hacer las cosas bien, con retos y objetivos".

¿Cuáles son tus principales objetivos como director del Tenerife CajaCanarias?

"Construir un proyecto bonito. Lo importante no solo es conseguir que sean superatletas, sino que salgan personas con valores, con los valores que yo aprendí a través del deporte, que son los que luego puedes retroalimentar para tu propia vida. Queremos que los atletas lleguen al primer club, a División de Honor. No es fácil, requiere un gran esfuerzo y el talento siempre es importante".

¿Cómo te has preparado para ser entrenador?

"Hice el ciclo de Técnico Superior en Atletismo. Sin este título no podría ser director del Tenerife CajaCanarias. No vale con haber estado en la élite del atletismo durante años. Cuando acabé mi carrera deportiva me di cuenta de que hacía falta formación y una acreditación que justificara el aprendizaje. Han sido dos años de estudio y desde el Consejo Superior de Deporte se ha hecho hincapié en la formación de los deportistas. Cuando yo era atleta esto no era así y me gustaría ayudar a los jóvenes a que tengan un camino más sencillo".

¿Cuáles crees que son los puntos más fuertes del atletismo tinerfeño? ¿y qué aspectos se deben trabajar más?

"Desde las escuelas deportivas se está haciendo un buen trabajo. Los padres siguen llevando a los niños a atletismo y las pistas están llenas. Sin embargo, creo que debemos mejorar en la formación de entrenadores y monitores. Además, la tecnificación también se está olvidando y es una parte fundamental. No vamos a tener atletas si no se incide mucho más en estos aspectos. Los deportistas se pierden porque no hay un seguimiento real de su progreso. A través de los grandes referentes del atletismo podemos motivar a los chicos. Sin esto, no tenemos futuro. Tenemos las herramientas y la economía necesaria para trabajar en estas debilidades, no sé por qué no se está abordando esto".

Hablando de referentes, ¿contaste tú con alguno que te ayudara durante tu carrera?

"No tuve referentes, conté con un gran grupo en los entrenamientos y de eso me nutría. En las concentraciones hablaba con otros entrenadores y hacía ejercicios que no había hecho nunca. Me enseñaban otras técnicas de disco que realmente me sorprendían. Contábamos con un seguimiento de la tecnificación y teníamos entrenadores especializados. Pero no, nunca tuve un referente que me guiara".

Durante tu carrera, ¿cómo gestionabas la presión de cumplir con las expectativas? ¿Te ayudó alguien?

"La presión existe y crece conforme vas subiendo el nivel. El curro del atleta es muy monótono y lento, pero si se hace bien obtienes los resultados. Es esa disciplina la que hizo que me situara entre los mejores del mundo. Es difícil lidiar con la presión, vas a unas Olimpiadas y si no te salen bien ya estás crucificado. Al final de mi carrera aprendí a disfrutar y a no sentir presión.

Y sí, trabajé con psicólogos deportivos durante más de 20 años. Con ellos aprendí a ordenar el trabajo y a comprender mi interior. Está muy estigmatizado ir al psicólogo y no debería ser así. Desde mi puesto como director intentaré inculcar a los jóvenes la importancia de entenderse a sí mismo".

¿Cómo es el proceso mental de dejar de tener que practicar una disciplina que ha sido tu vida durante tantos años? ¿Te prepara alguien para la retirada?

"A los pocos segundos después de mi retirada sentí una relajación increíble, podía volver a respirar. Es una sensación de decir "ya está, se acabó, ya no puedo más". Al día siguiente llega la parte mental, te pones a pensar en qué puedes hacer con tu vida ahora. Yo no había preparado mi formación y daba igual mi trayectoria como atleta. Me pedían un título para poder trabajar. Ese es el gran palo con el que te encuentras, es muy depresivo. Tienes la percepción de que ya no eres nadie, de que todo lo que hiciste no vale".

Tras tu retirada, ¿se te ayudó institucionalmente?

"No. Propuse muchos proyectos interesantes cuya finalidad era aportar valor al atletismo tinerfeño y me ignoraban. Todos te pasan la manita por encima, sales en la prensa, te reciben, se sacan la foto y desaparecen. El Tenerife CajaCanarias ha sido el único que me ha dado la oportunidad de mostrar mi valía y mi formación. Las instituciones y la Federación me dieron la espalda, nunca han creído en mí y es algo que no entiendo. A la gente sí estoy muy agradecido, siempre he sentido su cariño".

 Si tuvieras que quedarte con un momento de tu carrera, ¿cuál escogerías?

"Me quedaría con el récord de lanzamiento de 69,50 metros que conseguí en Tenerife. Mi familia estaba en las gradas y la alegría fue inmensa. Fue un momento muy dulce".

¿Cómo era tu preparación para disputar unos juegos olímpicos?

"Iba enfocado a tener el control de lo que estabas haciendo antes, durante y después de la prueba. Eso me aportaba seguridad en mí mismo. Se trataba de tener una guía durante los días de competición. De nuevo, los psicólogos deportivos fueron un pilar importantísimo para gestionar todo esto.

¿Cómo eran las competiciones nacionales? ¿Y las internacionales?

"A nivel nacional no me costaba ganar, lo hacía casi sin darme cuenta. Sin embargo, cuando Frank Casañas se nacionalizó como español, todo cambió. Él era uno de los primeros en el ranking mundial y mis títulos empezaron a tener mucho más valor con su llegada. Con 23 años estaba compitiendo internacionalmente contra Lars Riedel, uno de los mejores lanzadores de disco de la historia y quedaba segundo a pocos metros de él. Yo quería competir contra los mejores, eran rivales muy difíciles que exigían el máximo. Aprendí mucho de ellos, me fijaba en todo lo que hacían".

¿Cómo fue la experiencia de las Olimpiadas?

"Creo que las Olimpiadas están demasiado valoradas, el nivel era más alto en el Campeonato Mundial. Fue muy bonito vivirlas, pero no fue del todo positivo. No te la dejan vivir como debe ser. Deportivamente la presión es brutal, si haces una gran actuación vas a tener ese reconocimiento idílico que todos queremos. La mente no está preparada para tanta presión, hay miles de personas en el estadio, están los medios, las expectativas y no es fácil gestionarlo.

En las olimpiadas de Atenas y Londres es como si no hubiera estado porque no las viví de principio a fin. No estuve en las ceremonias de inauguración, ni en la de clausura, compites y te vas, las vi desde la televisión. La mejor fue la de Pekín, el bullicio en el estadio era brutal, lo grabé todo, fue una experiencia increíble y la pude disfrutar hasta el final. Me quedo con lo que significa la competición y la villa olímpica. Me hubiera gustado ver como se enciende la antorcha, solo lo pude experimentar en una".

¿Te hubiera gustado retirarte en los Juegos Olímpicos de Río en 2016?

"Claro, era el objetivo. Quería retirarme con cuatro Juegos Olímpicos pero el cuerpo no me dio. Esa Olimpiada si la hubiera vivido porque era en Brasil, y al estar lejos te quedas las dos semanas allí. La de Río habría sido muy parecida a la de Pekín".

¿Cómo se vive la incertidumbre de los Juegos Olímpicos de Tokio?

"Es una situación muy complicada, no sabe si se va a competir o no. Todo esto afecta a la planificación del entrenador con el atleta y los tiempos en el atletismo son importantísimos. Tienes que pasar por unas fases determinadas y si no lo cumples no llegas en forma".

¿Qué consejos les darías a los jóvenes atletas que sueñan con llegar a donde tu has estado?

"Les diría que esto se trata de disfrutar, que la paciencia es una virtud, que el atletismo no lo es todo y la formación es fundamental. Que se sientan realizados y que trabajen en su futuro".

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario