Luis PadillaLuis Padilla
El entrenador del CD Tenerife José Luis Oltra / @jacfotografo

Los riesgos del CD Tenerife 19-20

El fútbol cambia cada domingo. No me lo cuenten, que ya lo sé. Y lo que el pasado fin de semana era un aficionado moderadamente esperanzado se convierte este lunes en un profundo pesimista. Porque la derrota ante el Almería deja secuelas que van más allá del resultado y de la clasificación. Y la primera –y más importante– son las dudas que genera el equipo de cara a lograr el objetivo de la permanencia. Es verdad que el grupo de Oltra tiene margen sobre la zona de descenso, pero también es cierto que su juego mantiene deficiencias que impiden mirar el futuro con tranquilidad.

Además, la recta final del presente curso no sólo marcará dónde jugará el Tenerife la próxima temporada, sino que, incluso logrando la permanencia en Segunda División, también puede definir cómo afrontará el curso 19-20. Es obvio que un descenso sería una invitación a una revolución que afectaría obligatoriamente a todos los estamentos del club, pero también una salvación agónica, de esas que se celebra en el presente pero deja dudas de cara al futuro, podría dejar secuelas. Y hacer que el próximo proyecto blanquiazul naciera herido de muerte.

De hecho, siendo conscientes de que los análisis futbolísticos cambian cada domingo, un partido como el Tenerife-Almería abre una catarata de dudas que no sólo afectan al colectivo, sino también a determinados elementos concretos. En primer lugar, al entrenador, José Luis Oltra, cuya renovación parece más lejana –mucho más lejana– que hace una semana. Pero el encuentro del domingo también es un disparo a la credibilidad de Víctor Moreno y, en especial, a sus tres fichajes de futuro –Mauro Dos Santos, Isma López y Borja Lasso– y con contrato hasta junio de 2021.

Porque más allá de que los juicios puedan cambiar de una semana a otra, lo cierto es que, a día de hoy, Dos Santos, Isma López y Lasso no parecen validos para un proyecto de ascenso. Y como Racic está ofreciendo un rendimiento descendente y la aportación de Coniglio ha sido nula, no queda más remedio que calificar con un suspenso rotundo la actuación de Víctor Moreno en el mercado de invierno. Y presentar un 'muy deficiente' en el currículo como única calificación en su etapa como blanquiazul no parece la mejor receta para vender ilusión en el proyecto 19-20.

En definitiva, si el aficionado empieza a tener dudas sobre la idoneidad de que Víctor Moreno sea el arquitecto del Tenerife 19-20 va a ser muy complicado construir un proyecto de ascenso. Y eso es lo que se juega el Tenerife en las siete finales que le quedan por delante en la presente temporada. En primer lugar, debe asegurar la permanencia; pero también debe hacerlo con una solvencia que impida que la próxima aventura blanquiazul en Segunda División nazca viciada y con dudas desde la casilla de salida. Porque así es imposible llegar a ningún sitio.

P.D. El Cádiz fue a buscar gol en el mercado de invierno y encontró a Darwin Machís (ocho tantos en diez partidos). O lo que es lo mismo: fichar gol en enero puede ser complicado, pero no es imposible.

CAJA_SIETE

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
No existen comentarios

Publicar un comentario