Manoj DaswaniManoj Daswani
Los jugadores del CD Tenerife celebran la victoria ante el Rayo Vallecano | @jacfotografo

Lo que pudo ser y lo que fue en el CD Tenerife - Rayo Vallecano

El VAR fue decisivo e hizo justicia. El peritaje a distancia valió para anular un gol que se había conseguido de forma antirreglamentaria y que iba a subir al marcador porque nadie vio fuera de juego. Ni por asomo, por ningún lado. Tampoco los jugadores del CD Tenerife, que si protestaron fue sin convencimiento. Luego llegó la larga espera, la anulación y el alivio. Conviene que conste y empezar por ahí porque fue la jugada que lo cambió todo.

La acción de la controversia habría cambiado también este análisis. Que habría comenzado de otro modo. Tal vez haciendo notar que ya han debutado los 10 fichajes del nuevo CD Tenerife y que casi todos son nombres notables, pero aún el equipo no funciona como un equipo, ni es reconocible ni juega de memoria.

El empate habría sido descorazonador porque las sensaciones no son buenas. Ahora bien, todo cambia porque el resultado fue feliz y tal vez permita que se pueda edificar el futuro desde la templanza y serenidad que dan los puntos en el casillero, que son como el alimento para el estómago vacío. El triunfo ha de ser la palanca para que el equipo deje la presión en el vestidor y los nervios en la gaveta; resulta desconcertante verlo sobreexigido, jugando contra sus propias expectativas, casi siempre atenazado o vacilante. Esa ha sido la tónica en las cinco jornadas inaugurales.

Ocurrió otra vez en el inicio del duelo contra el Rayo, que superó al CD Tenerife en casi todo. De hecho, me atrevería a decir que el triunfo no fue un resultado justo, sí necesario. Y ahora, todo debe cambiar. Pero desde la autocrítica y la convicción de que el representativo no transita por el sendero que le gustaría a sus arquitectos. Talento y nombres le sobran; falta que funcione como el equipo que quiere Fran. Y eso tan solo lo vimos a ratos y en la segunda parte.

P.D. Por si había alguna duda sobre la conveniencia del fichaje de Fran Sol o el inexplicable temor a que sea otro Naranjo, el madrileño despachó el debate en 90 minutos. Garra, compromiso, raza, sensación permanente de peligro, personalidad y dotes de liderazgo. Lo tiene casi todo Sol, que tiene una pinta estupenda. Han bastado unos días para que sus propios compañeros lo identifiquen como el hombre que hacía falta. El que va a tirar del carro. Y el que lo va a llenar de goles.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

1 Comentario
  • aficionado
    Publicado el 22:00h, 11 octubre Responder

    Pues no se lo digas a nadie ni lo digas muy alto por que como empiezen a hacerle el marcarle férreo .........................adiós al sol

Publicar un comentario