Álvaro TortúÁlvaro Tortú
Echedey Zamora (DC) y Fabián Rocha (PA) se 'reconocen' tras la brega | @jacfotografo

Lo que cabe en una última agarrada

La decisión llegó, más pronto o más tarde, por obviedad y por su propio peso. La Federación de Lucha Canaria decidió suspender todas las competiciones restantes para esta inconclusa temporada 19/20 de arena y brega. La campaña fue emocionante, no hubo demasiadas butacas libres para el aburrimiento o la apatía en el terrero. Desde un primer momento, los movimientos de algunos combinados en la isla de Tenerife generaban sensaciones y optimismo de cara a la lucidez de la liga.

Empecemos por el sur de Tenerife, en el municipio de San Miguel de Abona. El Club de Lucha Chimbesque formó una plantilla competitiva con el aguerrido Alejandro Afonso (PB), Isael Rodríguez (PC) y Raúl González (DA) a la cabeza. Un combinado sólido que demostró, a día de hoy, tener la mejor cantera de las Islas. Su cola formada por Hector Quintero, Daniel Luis y Miguel Reyes encarriló muchas luchas. Este último juvenil chasnero me hizo removerme muchas veces en el graderío azul y amarillo del Tomás González: fantástico.

El CL Chimbesque, al que acompañé durante la temporada a cada rincón, construyó duelos trepidantes en Santa Úrsula, Tegueste o Guamasa. Escuché a un periodista decir que no había nada más bonito que un terrero lleno, rebosante de júbilo, presión y protestas. El minimalismo de 'La Bombonera', donde se defiende el Guamasa CL, es una prueba de ello. Al otro lado, en su antónimo, reviví la lucha de antaño en el majestuoso terrero Mencey Tegueste. No conozco otro lugar, objetivamente, donde quepa tanta brega.

El encanto, un poco retraído si quieren, que tienen los lugares donde se practica el deporte vernáculo forma parte de la ceremonia milenaria: Los Campitos, Arafo, Ravelo, Gáldar... Todos los recintos, con sus correspondientes voces, tienen su forma de decir. A pie y manos de la arena, también: el poderío de Mahamadou Cámara (PC), la calidad de Aday Barbuzano (PC), el campeón del mundo Ayoze Reyes (PA), la veteranía de Marcos Ledesma (PA) o la siempre presente entrega juvenil.

La liga regular de Tenerife tenía la última gran cita, sin saberlo aún, del año. El terrero José Álvarez de Santa Úrsula no solo regresó a donde debe estar, en la élite de lucha, sino que albergó la gran y última final del año 2020. El CL Tegueste se proclamó campeón tras una amalgama de situaciones que hicieron vibrar a un escenario tan lleno como dividido.

Fabián Rocha (PA) celebró y el Guamasa CL lo intentó: Una muerte súbita tras un posible punto a favor o en contra que se cantó como revuelta, el gran ambiente, la maña que echó a volar Echedey Zamora (DC) o el futuro que tiene por delante Hakim García (DC). La última agarrada no contentó a todo el mundo, naturalmente, pero cerró una temporada inconclusa llena de regeneracionismo en los terreros insulares 'de lo nuestro'.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario