Las tres claves para la victoria del CD Tenerife ante Osasuna

Ganar, sí o sí. El CD Tenerife no pisa la zona de quema por los pelos, pero las llamas rozan a un equipo que no ha parado de jugar con fuego desde que arrancase la temporada en el mes de agosto. Con más sinsabores que alegrías, el equipo blanquiazul visita un feudo en el que celebró su último triunfo como foráneo, hace ya siete meses, pero en el que en el presente curso no registra derrotas locales.

El conjunto que dirige José Luis Oltra ha encontrado algo de estabilidad con un sistema en el que parte con cuatro defensas, cuatro centrocampistas y dos delanteros con libertad de movimientos. En este sentido, se le presenta una gran oportunidad para defender una línea continuista con la que pueda sanar unas heridas que aún permanecen abiertas.

Alegría en el CD Tenerife tras el golazo ante Osasuna el curso pasado | @laliga

Autoridad. El equipo tinerfeñista no puede amedrentarse ante el volcánico ambiente que presentará El Sadar, uno de los escenarios clásicos del fútbol español y con una de las aficiones más calientes. Por ello, con una gran dosis de determinación deberá mostrarse efectivo en ambas áreas, sobre todo en jugadas de estrategia, en las que el equipo navarro es especialista. Las zurdas de Íñigo Pérez, Rubén García o Fran Mérida son armas muy peligrosas para las defensas rivales por vía aérea.

Puntería. El CD Tenerife presenta uno de los peores bagajes ofensivos de LaLiga 123 en cuanto a efectividad cara a gol. En El Sadar no podrá perdonar tantas ocasiones como ante Albacete, ya que enfrente tendrá a uno de los delanteros que menos remates necesita para perforar la meta rival. De los 51 disparos blanquiazules entre palos, solo 11 han acabado en gol.

Intensidad máxima. "Pelear por cada balón como si fuera el último". Esa es la intención en cada partido, pero muy difícil de cumplir durante 90 intensos minutos en una categoría en la que un titánico despliegue físico forma parte del 'ABC' sobre el verde. En partidos como el de este sábado donde se presume mucha fricción, el equipo blanquiazul deberá prestar especial atención a los balones divididos, segundas jugadas y desconexiones defensivas en tramos clave de partido como los primeros minutos de juego, o la reanudación.

 

No existen comentarios

Publicar un comentario