Las notas del CD Tenerife ante el Málaga CF

DANI H. (7)

Efectivo por arriba, y por abajo. Tuvo poco trabajo en la primera mitad, y su seguridad en la segunda se extendió a la retaguardia.

LUIS PÉREZ (7)

Ejemplo ideal de lateral profundo, con ambición y un despliegue físico envidiable. Su recuperación de rodilla ha ido a la perfección, y su titularidad vuelve a ser innegociable.

HÉCTOR HERNÁNDEZ (7)

Su destacada actuación ante el Nàstic dio paso a un notable  papel ante el Málaga, sobre todo en tareas ofensivas. En numerosas ocasiones alcanzó línea de fondo, como un extremo más.

ALBERTO (7)

Correcto, expeditivo. Se fajó con Harper y con todo aquel que se cruzara en su camino. Una excusa más para que el

JORGE SÁENZ (7)

Salvo una entrada a destiempo nada más empezar el partido, en su partido número 100 fue el de siempre, ese central que se anticipa a cualquier delantero y es insuperable por vía áerea. Salió airoso de su duelo ante Leschuk.

MILLA (7)

El filtro blanquiazul estuvo discreto, pero enfocado en su cometido. Su asociación con Racic le daba al equipo la personalidad y precisión necesaria para la creación de jugadas prometedoras. Un guante a balón parado.

RACIC (7)

Un todoterreno sin límite de gasolina. La parcela central era completamente suya, y a pesar de estar bien vigilado, ejerció de nexo con los actores ofensivos. Su presencia impone, y su fútbol es muy necesario.

LASSO (7)

No fue determinante, pero estuvo muy cerca de ser decisivo. Buscó continuamente el pase entre líneas y ofreció esa claridad en los últimos metros que tan difícil de ver es ante la telaraña malaguista.

NARANJO (6)

Otra actuación muy mejorable. Su actitud, de alabar, pero no cuaja. Intención, pero sin descaro, una 'perita en dulce' para la zaga visitante.

SUSO (7)

Pegado a la cal, siempre. Ricca tuvo mucho trabajo con el de Taco 'on fire'. Lo intentó de todas las maneras, y solo le faltó un socio rematador. 

MALBASIC (7)

Muy bien vigilado, y apenas tuvo repercusión. Mucha movilidad, y generó situaciones en tres cuartas partes de campo, y fue de extremo cuando provocó más peligro para los de Oltra, aunque sin la definición deseada.

CONIGLIO (6)

El nuevo ariete blanquiazul fue el foco de atención por arriba. Cuando el juego directo entró en el plan de Oltra, se ofreció y se peleó con todo con la zaga visitante. Buena toma de contacto.

NANO (-)

Cinco minutos tuvo el tinerfeño, a día de hoy cuarto delantero de la plantilla. Su cometido, maniatar a una defensa inquebrantable. Su ingreso muy al final no tuvo consecuencias.

No existen comentarios

Publicar un comentario