Alberto CD Tenerife en sala de prensa Luis PadillaLuis Padilla

Las dinámicas y la irresponsabilidad

Los seis goles del CD Tenerife-Racing de Santander explican mejor que cualquier análisis las razones que han llevado al grupo de López Garai a la zona de descenso. Vistas las imágenes con detenimiento, la conclusión es tan sencilla como dolorosa: el CD Tenerife necesita hacer muchas cosas bien para marcar un gol, mientras que los rivales no necesitan hacer (casi) nada para batir a Ortolá. Y si un equipo entra en esa dinámica, cuesta mucho ganar partidos.

Volvamos al encuentro del domingo. El CD Tenerife marcó el primer gol porque, ante un rival ordenado, Bermejo se inventó una vaselina deliciosa para superar la línea defensiva visitante, que Malbasic acompañó con un control exquisito y un notable tiro cruzado para superar a Luca Zidane mientras un rival le acosaba. En definitiva: al menos tres acciones de muchísimo mérito y enorme dificultad para hacer el 1-0.

Y en el 2-0 pasó lo mismo: apertura correcta a la banda para Luis Pérez, buen control y gran carrera del lateral para llegar hasta la línea de fondo, capacidad para levantar la cabeza y acierto para poner un centro atrás, con ventaja para el llegador, que en este caso fue Álex Bermejo, que enriqueció la jugada con un soberbio zapatazo a la escuadra. O lo que es lo mismo: media docena de buenas acciones y una, el remate, sobresaliente.

El 3-1 también fue una acumulación de méritos. Y el gol se selló con una carrera agónica de Luis Pérez para meter un centro desde la línea de fondo al corazón del área, donde Lasso puso rúbrica a la acción con un soberbio cabezazo en plancha. A cambio, el rival marcó tres goles sin hacer (casi) nada. O algo que también tiene su mérito: aprovechar los errores del Tenerife. Los individuales y los colectivos en las acciones a balón parado.

La lógica dice que, con el tiempo, méritos y resultados tienden a emparejarse. Y eso invita a pensar que no se prolongará en el tiempo esta situación de tener que currase cada gol hasta el infinito... para ser penalizado con un tanto adverso al menor error. Pero las dinámicas son traicioneras. Y más si las alimentamos con acciones que transcienden del error individual y se acercan a la frontera de la irresponsabilidad. O la traspasan.

Y sí, han acertado, me refiero a la acción de Alberto en la jugada que originó el primer gol del Rácing. Ya sé que no fue el único jugador local que falló en el partido del domingo. Y que, por ejemplo, a Ortolá o Luis Pérez se les puede culpar en la acción del segundo tanto visitante. Y que Mazán al cometer una absurda falta y los dos centrales al no despejar un balón llovido son responsables del 3-3 definitivo.

Pero en todas esas acciones –y en muchas que se suceden a lo largo de un partido– se puede hablar de falta de acierto, falta de criterio o hasta falta de calidad. Sin embargo, creo que la acción de Alberto en la jugada que origina el 2-1 va más lejos: es una irresponsabilidad. No se equivocó al regatear a tres rivales en zona defensiva, sino que su error –fronterizo con la irresponsabilidad, insisto– fue el mero hecho de intentarlo.

Y como aficionado, confieso que estos son los errores que más me cuesta digerir. Admito con naturalidad que un futbolista falle un pase cercano, un centro sin oposición, un despeje sencillo o un remate a dos palmos del gol... Son acciones ligadas al acierto, el criterio o la calidad. Y no tengo nada que objetar si no se ejecutan con la máxima precisión. La irresponsabilidad me cuesta mucho más tolerarla.

¿Y qué considero una irresponsabilidad? Pues desde una autoexpulsión... a una sobrada como la que el domingo cometió Alberto y que al CD Tenerife le costó un gol y dos puntos. Y la posibilidad de romper una dinámica que amenaza con llevar al equipo a Segunda División B.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

5 Comentarios
  • Carlos Gonzalez Brito
    Publicado el 17:44h, 21 octubre Responder

    Yo hago una lectura más resumida y menos meticulosa,,...!!
    De acuerdo falló de Alberto,....pero no también mérito del Racing, qué lo supo aprovechar...!!
    Para mí éste equipo juega con pajarita y esmoquin en el centro del campo.....,le falta más un mono trabajo en lo defensivo....,, está poco o mal trabajo lo de defender, no va con éste tipo de jugadores de salón....!!!😟😭😭😭👎

  • Daniel ReyesCreo
    Publicado el 19:53h, 21 octubre Responder

    Creo que Alberto se carga el trabajo ofensivo del Tete una y otra vez...no es digno de ser titular

  • Ojeda13
    Publicado el 21:35h, 21 octubre Responder

    Aquí el que sobra es Garai....

  • abonado
    Publicado el 15:05h, 22 octubre Responder

    Alberto es un iresponsable porque no es la primera vez que lo hace perdidas en sitios muy peligrosos hasta 3 manos dentro del area el año pasado que nos costo al menos 3 penalti . quien no tiembla en el heliodoro cuando Alberto controla el balon en la parte de atras y tarda un monto en soltarla. el no sabe controlar el balon en esas situaciones y se ademostrado y no han cosatado muchos puntos por su iresponsabilidad . yo ya solo puedo pensar que no tiene cabeza porque este hombre no aprende de sus errores y despues la pasada semana en una entrevista dice que el no quiere perder esos balones pero señor si nop quiere perderlo aprende que si tiene el balon detras no te la juegues y pasala y si no ves a nadien al quien pasarla la tiras a la grada que mejor tirarla que te la roben .

  • Esther
    Publicado el 19:39h, 22 octubre Responder

    Totalmente de acuerdo. No se puede jugar a algo que uno no hace bien y Alberto con el balón en los pies es muy peligroso. Y lo q hizo el domingo no es la primera vez que lo hace, el año pasado también le pitó el Heliodoro por lo mismo en dos ocasiones. Si esa es la forma q tiene de demostrar q quiere hacer las cosas bien, guárdame un cachorro.

Publicar un comentario