El derbi canario de la primera vuelta en la temporada pasada / @jacfotografo

Las diez claves del derbi canario de LaLiga SmartBank

CD Tenerife y UD Las Palmas protagonizan este sábado una nueva edición del clásico canario por antonomasia. Se dice del partido entre blanquiazules y amarillos que tiene tanta fuerza como para polarizar toda la atención del Archipiélago por 90 minutos. No será menos este fin de semana, pese a que este clásico tempranero venga acompañado de adjetivos usados estos días para rebajar su relevancia. Que si descafeinado, que si intrascendente... pero no hay derbis insulsos y tampoco lo será el de esta vez en el Rodríguez López.

1. La defensa. Ambos equipos están obligados a mejorar sus prestaciones atrás. En el Tenerife, sus preocupantes guarismos de las tres jornadas inaugurales (ocho goles encajados) son la prolongación de los que ya arrojó el representativo en pretemporada. Tampoco parece del todo fiable la zaga amarilla, que dejó volar dos puntos en su última comparecencia en casa y también parece abonada a los desajustes y despistes atrás.

2. El factor campo. Busca el Tenerife prolongar la psicosis de la UD cada vez que visita el Heliodoro. Ya son 18 años sin vencer, que pesan como una losa. En la memoria colectiva aún anda bien grapado el último antecedente, una remontada blanquiazul en un momento tenebroso para el representativo, entonces dirigido por un Oltra casi infalible en esta suerte de clásicos isleños.

3. Triángulo mágico. En la acera blanquiazul puede discutirse de casi todo, pero no del terceto que conforman en el mediocampo Aitor Sanz, Luis Milla y Borja Lasso. Innegociable su presencia en un equipo que carbura a partir de la solvencia de los tres. El sevillano ha mejorado su rendimiento del curso anterior; Sanz ha vuelto por sus fueros y se parece al que fue; y de Milla nadie niega que tiene nivel y hechuras para jugar en Primera.

4. Los canarios. Que haya más jugadores de la tierra e incluso más tinerfeños (dos contra uno) en las filas de Las Palmas quedará en solo una anécdota. Bien apunta toda una leyenda como Molina que no es trascendente que haya un mayor número de canteranos, sino que los jugadores que disputen el partido sean conscientes de lo que se juegan... y de que en estos partidos hay que honrar la camiseta propia.

5. ¿Por qué Carlos Ruiz? En casi todas las quinielas figura el de Baza como central titular en la gran cita contra Las Palmas. No tanto porque Sipcic haya salido malparado de los últimos compromisos blanquiazules ante Numancia y Ponferradina, sino porque Ruiz fue el gran héroe de la última vez y garantiza compromiso (y competitividad) en estos días grandes. Pocos como él saben interpretar la magnitud del clásico por antonomasia.

6. Los ausentes. Las Palmas tendrá que reponerse a una larga lista de bajas. Le faltan jugadores llamados a ser capitales en el proyecto, tal vez los que más: Maikel Mesa, Jonathan Viera y Sergio Araujo. Así que Mel advierte de que la bisoñez del plantel es el principal riesgo amarillo ante duelos de tanto fuste. En el Tenerife, las ausencias importantes son menos: Mazan y el recién llegado Shashoua.

7. El factor sorpresa. No descarten que haya algún elemento inesperado en las alineaciones. La historia de los derbis está trufada de jugadores con los que nadie contaba y se revelaron como factor sorpresa en los onces de sus respectivos técnicos. El caso más reciente tal vez fuese el de Maxi, al que eligió Agné para jugar en Gran Canaria. Y salió goleador. Puestos a hacer apuestas, tal vez Miérez pueda ser el as bajo la manga que se guarda López Garai, que solo reveló en la víspera la titularidad de Isma López.

8. Pedri. Ha sido el gran protagonista mediático en las horas previas. Un teguestero que Las Palmas traspasa al Barça a precio de crack, pero que podrá ser de la partida porque la operación se firma a un año vista. Parece el guion perfecto para que todos los focos se fijen en él. ¿Podrá con la presión de un partido gigante? ¿Procurarán marcar territorio los defensas blanquiazules desde el principio ante un futbolista llamado a marcar diferencias? ¿Será titular? A esta última pregunta parece que ya hay respuesta... y es afirmativa.

9. Oficio. Tener paciencia, saber cerrar los partidos, gestionar las ventajas y administrar los momentos complicados es más importante que nunca. No solo por la altísima temperatura de estos derbis; también porque en el caso del Tenerife se han dado señales preocupantes y al cuadro de López Garai le urge armarse de solvencia para no volver a reproducir su pobre comportamiento en Ponferrada.

10. Necesidad, ¿y miedo? En el fútbol no hay urgencias en la jornada cuatro, pero tal vez Etxeberria responda lo contrario (talaron su proyecto tras cinco partidos hace tan solo un año). Un mal derbi sería para Las Palmas su cuarto encuentro consecutivo sin ganar; y para el Tenerife, un pinchazo a la ilusión en vísperas de dos salidas consecutivas. El que pierda saldrá muy dañado. Aunque este derbi sea en septiembre y haya quienes le quieran robarle decibelios incluso antes de jugarse. Por cierto, será el primer clásico con VAR. Otro ingrediente más para hacerlo especial. Aunque todos lo sean.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario