CD Lugo, CD Tenerife

Las claves del CD Lugo, rival del CD Tenerife

TEXTO: ALE LUIS ROLO

En una de las riveras del río Miño, en Lugo, se asienta el estadio Ángel Carro. Un lugar idílico, de atmósfera ‘Premier’, donde se respira el balompié por los cuatro costados y se vislumbra la esencia del fútbol en cada ápice de terreno. Precisamente ahí, en ese campo, lucenses y tinerfeños se verán las caras este domingo a las 17:00 hora canaria.

En el pasado mercado estival, el CD Lugo y Francisco llegaban a un acuerdo para la incorporación de este último como entrenador. El técnico andaluz llegaba a tierras gallegas con las ideas bastante claras: filosofía de juego creativo, con ese fútbol de buen ver que prevaleció tanto con Quique Setién como con César Sampedro, y, al mismo tiempo, seguir acrecentado el proyecto de la entidad amurallada. Sin embargo, cuando un técnico se estrena en un nuevo club acostumbra a pedir tiempo para que su idea se vea reflejada sobre el campo. Hablamos de un proceso lógico de ensayo-error hasta que se absorben los principios de juego. Normalmente, cuanto más complejo es el modelo a desarrollar, más largo es de asimilar.

UNA DINÁMICA AL ALZA

Este hecho podría explicar el mal inicio del club gallego. No obstante, el rival al que se enfrentará el conjunto de Jose Luís Martí, no solo ha entendido el método de juego de Francisco, sino que se encuentra en el mejor momento de la temporada (tres victorias consecutivas).

En Lugo, sobre todo en la última década, no solo ha predominado el fútbol combinativo, sino, también, una disposición táctica: el 4-2-3-1. Este, es un dibujo convencional y típico en la Segunda División, incluso puede que sea hasta el más usado, pero el conjunto gallego es uno de los equipos que normalmente lo ha dominado, que lo enriquece, por varios aspectos:

En el cuadro de Francisco, el delantero centro es el primer defensa. La presión alta que acometen sobre el rival dificulta la salida del balón del equipo contrario, pues avanzan líneas y mantienen a la defensa adelantada para estorbar, lo máximo posible, el juego combinativo y la movilidad del club al que se enfrentan.

Como todo, tiene su ventaja y su hándicap. Esto puede beneficiar, en cierto modo, al conjunto blanquiazul, ya que los desplazamientos en largo a la espalda de la zaga local y los pases al hueco serán claves.

capitán cd tenerife

Suso, CD Tenerife, recibe una entrada de un jugador del CD Lugo el curso pasado | @LaLiga

LAS BANDAS, LA GRAN BAZA ROJIBLANCA

Vigilar la subida de los laterales, también, será determinante. Tanto Iriome como Fede Vico realizan diagonales hacia el centro del ataque para dejar la banda libre a Campabadal y Luis Ruiz, que se incorporan al ataque con frecuencia. De ahí, la numerosa cuota de goles de la segunda línea. Sobre todo, la del ex blanquiazul, Iriome González. El CD Tenerife debe de ser solidario en la marca y en las coberturas para impedirlo, como en el último partido ante el Alcorcón, por ejemplo.

Otro de los aspectos a tener en cuenta, quizá el más importante, es robarle el balón al Lugo. Es un conjunto que defiende y ataca con la pelota en su dominio. Vamos, un tipo de ADN como el que siempre ha caracterizado al FC Barcelona. Si el cuadro que dirige Martí logra, tras una presión alta, robar el balón y encontrar espacios, tiene mucho ganado. El Lugo de Francisco, aunque defienda mejor que los anteriores, sufre cuando no tiene la posesión del esférico. Y es, en esto, dónde el Tenerife debe de insistir.

Pese a que las últimas visitas al Ángel Carro sean positivas, puntuar no será nada fácil. Este domingo veremos si finalmente el equipo luscense se da un paseo por el río Miño o si el CD Tenerife pescará tres puntos en aguas gallegas.

 

 

 

 

No existen comentarios

Publicar un comentario