La UDG Tenerife vuelve a acusar falta de pegada y sufre un nuevo revés en casa

Mal comienzo de año en casa para las guerreras. Ya son cuatro las derrotas consecutivas las sufridas en La Palmera, y a pesar de lograr un meritorio triunfo en Valencia, la UDG Tenerife ha vuelto a ofrecer dudas ante su público. Esta vez, ante el quinto clasificado, el Betis (1-2).

La falta de pegada volvió a ser determinante en el feudo blanquiazul, donde la igualdad reinó durante 90 minutos. Mucho respeto y precaución mostraron ambos equipos en los primeros compases, preocupados por no errar en zonas clave. 

María José anotó de penalti | @ivangg_tfe

El Betis se hizo pronto con el dominio, llevando el peso del partido mientras y las guerreras buscaban abrir la lata a la contra, pero solo podía intentar sorprender a Erina desde lejos, o Maria José 'sola contra el mundo. Tras una primera parte muy igualada y con pocas ocasiones claras, fue el cuadro bético el que se adelantó en el marcador en la reanudación, con un certero cabezazo de Priscila, imparable para Aline.

Las de Pier Cherubino no se vinieron abajo y a renglón seguido igualaron la contienda por medio de María José, desde el punto fatídico. A partir de ahí, con más de media hora por delante, el choque se convirtió en un ida y vuelta muy atractivo para el espectador, con el vértigo ofensivo como protagonista.

A falta de veinte minutos para el final el Betis volvía a adelantarse al aprovechar una indecisión entre Aline y la defensa local. El segundo tanto visitante cayó como una losa para un equipo que empieza a acostumbrarse a jugar contra remolque. Las intentonas ante la meta de la espigada guardameta verdiblanca quedaban en nada, la mayoría mediante disparos lejanos. Así las cosas, las guerreras comienzan el año con mal pie, pero colchón suficiente y mimbres como para recuperar el positivismo en partidos venideros. Queda toda una segunda vuelta por delante.

No existen comentarios

Publicar un comentario