La UDG Tenerife cae eliminada en Copa en un partido de alto voltaje

Tanto remar, para morir en la orilla. La UDG Tenerife cayó a las primeras de cambio en Copa de la Reina, ante el potente Levante UD (4-4), en una tanda de penaltis no apta para cardíacos. La valentía de las guerreras solo dio para llegar a las penas máximas, en la que la experiencia del equipo granota tuvo un gran peso (2-3). 

Las guerreras fueron a por el rival desde el primer segundo. Martín-Prieto gozó de dos acciones que llevaban marchamo de gol antes de que Gavira colara el esférico en la escuadra levantinista. Un golazo rebasado el primer cuarto de hora que hacía justicia respecto a lo que pasaba sobre el verde, con la grada volcada con las suyas.

Una indecisión en la defensa local provocaba el empate, que firmaba Jessica Silva sin oposición, pero lejos de amilanarse, un ciclón llamado Koko y una inspirada María José se encargaron de poner de nuevo contra las cuerdas a las visitantes, que al borde del descanso se irían por detrás gracias a un tanto de Martín-Prieto (44'). La andaluza se quitaba un peso de encima, y las blanquiazules se iban por delante al descanso.

Una trepidante primera parte daba paso a unos segundos 45 minutos igual de intensos. Estaba en juego el pase a cuartos. En este sentido, María José asumió el mando ofensivo, y en dos ocasiones estuvo cerca de poner tierra por medio, pero Paraluta mantuvo al Levante UD en el partido. Tal circunstancia la aprovechaba Charlyn, que empataba el partido de penalti tras una falta cometida por Aline en el área.

El partido no tenía respiro, Koko volaba sobre el terreno de juego cada vez que arrancaba con espacios. Se sacó de la chistera un zurdazo para lograr el 3-2 a falta de 20 minutos para el final, y la grada se venía abajo. 

Sonia Bermúdez empata de nuevo el choque en plena montaña rusa de emociones, y un 'toma y daca' en los últimos compases no se tradujo en un nuevo cambio en el electrónico, por lo tanto, las tablas daban paso a una infartante prórroga.

Tiempo extra, y mismo guión. El Levante se adelantaba en el marcador con algo de suerte, nuevamente con la firma de Sonia Bermúdez. Un tanto de rebote que no tiró por tierra las ilusiones de las guerreras, que volvieron a igualar antes de que se cumplieran los 120 minutos reglamentarios. Andrea hacía el 4-4, y entraron en escena la lotería de los penaltis. Desde los once metros fueron las visitantes las que fueron más efectivas. Anotó Joyce, y erraron Ana, Paloma y Natalia para las locales.

No existen comentarios

Publicar un comentario