cantera cd tenerife Fer PalareaFer Palarea

La política de cantera del CD Tenerife

Al igual que muchos lectores -y los redactores- de ElDorsal durante mi infancia jugué muchos años al fútbol federado. Y seguramente, al igual que esos niños tinerfeños que cada fin de semana nos recorríamos la isla pateando el balón, el CD Tenerife debería ser nuestra principal ambición. Así pasa en el País Vasco con el Athletic, con el Betis o Sevilla en Andalucía o en Gran Canaria, con la UD Las Palmas. Pero quizás, deba decir en Canarias con la UD Las Palmas.

La política de cantera del eterno rival siempre ha conquistado a los jóvenes y prometedores futbolistas canarios. Una apuesta fiel y decidida. A veces por tradición, otras veces por motivos económicos, pero siempre presente y prioritaria en la confección de la plantilla y la estructura amarilla.

Debo reconocer que en mis años en el Yanira y el San José no era el futbolista más determinante, pero tenía garra y liderazgo para otorgarme el brazalete. Incluso, en una buena temporada en cadetes tuve la posibilidad de enrolarme a las filas blanquiazules. ¿Y saben qué? No dudé en rechazarlo. Y es que de pequeño, tal como le sigue pasando a muchos niños tinerfeños, es habitual que futbolistas de nuestra isla sientan antipatía por la política de cantera de la entidad tinerfeña. Son los primeros en ir al Heliodoro a animar, aspiran a defender esa casaca blanquiazul sobre el verde del recinto capitalino, ante su gente, jugar por su Isla, por una pasión... pero, sabedores de que las oportunidades en el CD Tenerife suelen darse por necesidades económicas más que por convencimiento, muchos prefieren -y preferí- seguir en su equipo de toda la vida, con sus amigos y esperando una llamada foránea.

Yo aposté por mis estudios y aproveché para jugar en Cataluña, donde el fútbol tiene otra filosofía vital y se apuesta por formar jugadores y personas. Además entiendo, perfectamente, que infinidad de clubes de la Isla tengan acuerdos con entidades peninsulares o con el otro representativo canario. Algunos, incluso, llevan la camiseta amarilla en los campos de Tenerife. Provocación señalan los más críticos, pero más bien me inclino por los que afirman que es un recordatorio de dónde realmente se apuesta por los chicos de Canarias. 

El caso de 'Pedri, que tanta relevancia ha tomado en las últimas semanas, no es un caso aislado. Es la tónica habitual y aunque también algunos grancanarios se han puesto la blanquiazul, no debemos olvidar que el único tinerfeño  habitualmente titular esta temporada (Suso Santana), tuvo que luchar en los gélidos terrenos de juego de Escocia para ganarse una oportunidad -que llegó en horas bajas del CD Tenerife- que, seguramente, hubiese sido más convincente, fiel y sincera, si hubiesen nacido en otra isla o en otras zonas del país donde la cantera no es una vía secundaria, sino el pilar de su proyecto. 

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ADIDAS
2 Comentarios
  • Pedro Pérez González
    Publicado el 23:09h, 13 septiembre Responder

    El Tete no quiere a la cantera o la cantera no quiere al Tete?. Desde los tiempos de la fusión en la Unión deportiva Tenerife que fracaso y volvimos al club deportivo Tenerife a este equipo siempre se le han amontonado los enemigos en la cantera. me viene a la memoria el nombre de algunos jugadores que desde que ficharon en el tete tenían los ojos abiertos buscando la salida inmediata. se acuerdan del caso de Bruno que abandonó al Tete aún no teniendo equipo donde fichar. Por eso comento frecuentemente en el estadio que para mí son de la cantera Aitor Sanz y Carlos Ruiz. Todo lo demás son pamplinas

  • alevazmach
    Publicado el 17:42h, 21 septiembre Responder

    Ja! lo de borrarme el mensaje por el mero hecho de que discrepo contigo no sin antes corregir en tu artículo las muchas inexactitudes que te dije que en él había va más allá de lo patético perdona que te diga, pero sin acritud eh? que luego te me enfadas. Borra este también si quieres, yo el que quería que leyera la gente era el otro pero se ve que te gusta censurar

Publicar un comentario