Juan Villar eleva la ilusión de un eficiente CD Tenerife en Tarragona

El CD Tenerife se lo cree. Ha iniciado el despegue hacia un prometedor final de temporada, y con el Nàstic como una nueva víctima en manos de un equipo que se viene mostrando con un hambre voraz ante sus rivales desde la llegada de Etxeberría.

El equipo blanquiazul se ha colocado a seis puntos del playoff tras una nueva demostración de pegada y fiabilidad colectiva, esta vez a domicilio en una tarde en la que hubo un especial protagonista, Juan Villar. Entre lo agrio y lo dulce.

En los primeros compases el equipo blanquiazul sufrió sobremanera con el desparpajo de Jean-Luc, autor del primer acercamiento en los locales, y objeto de una falta clara de Aveldaño que hubiese supuesto la roja directa sin apenas cumplirse los primeros diez minutos de juego.

El conjunto local se sentía cada vez mejor, y Dani comenzaba a sufrir una acometida tras otra, hasta que encajó el 1-0 en una acción de muchos kilates. Maikel Mesa asistió con una excelsa cuchara a Tete Morente, que remató de primeras para abrir el marcador de forma justa. Se asomaban los fantasmas del pasado en el equipo isleño, pero en la siguiente jugada Villar soltó un latigazo desde el vértice del área para igualar el choque, y de paso silenciando a un motivado Nou Estadi antes de cumplirse el primer cuarto de hora, previa asistencia de un imperial Alberto Jiménez.

nástic tenerife

Juan Villar, CD Tenerife, en estado de gracia | Adrián Romero Hernández

El tanto del onubense no frenó las ansias del Nàstic de darle una alegría a su afición, urgida de triunfos, y tampoco de ganas por darle la vuelta al marcador en los visitantes. Kakabadze disparó al palo y poco después Aveldaño cabeceaba al larguero antes de llegar al ecuador, o lo que es lo mismo, sinónimo de disfrute para el aficionado neutral ante tanta predisposición ofensiva.

En una contra clara, de tres para dos, Longo perdonaba el 1-2 con un disparo que no encontraba portería, preludio del segundo tanto de Villar al aprovechar  un servicio magnífico de Acosta por vía aérea. Una hora por delante, y el marcador favorable. Todo en contra para el Nàstic, que se iba hacia arriba con tesón pero dejaba muchos huecos atrás. En este sentido, Mula, Longo, Tejera…bien pudieron colocar un resultado parcial más propio de fútbol sala que de fútbol 11.

Tras la reanudación el Nàstic se empleó bajo el mismo guión, voluntarioso, pero sin gol. Tejera tuvo el empate en su cabeza y Milla pudo dar la estocada con un disparo que poco faltó para convertirse en un golazo, desde media distancia. A este respecto, y tras la enésima lesión muscular de Juan Villar, lo que era un duelo casi a tumba abierta pasó a ser un encuentro entre felinos algo dóciles.

Villar, con gesto de mucho sufrimiento tras lesionarse ante el Nàstic | Adrián Romero Hernández

Los de Etxeberría acusaron un nuevo vaparalo en forma de lesión, pero solo de forma temporal. Sufrieron una desconexión que quiso aprovechar el Nàstic, pero el equipo local se topó con Dani Hernández en varias ocasiones. Se volcaron los de Nano Rivas y como gato panza arriba los blanquiazules defendieron el marcador a favor para amarrar los tres puntos. Es más, lo hizo con uñas y dientes, con sobriedad pero no exento de cierta contemplación hasta la prolongación, cuando Mula estrelló un balón en el palo y Malbasic erró en un claro mano a mano.

Así las cosas, teniendo en cuenta la lesión de Villar…tarde agridulce, más dulce que agria para un CD Tenerife que ‘reilusiona’ a su afición con el tercer triunfo en solo cuatro partidos con Etxeberría como técnico. 

NÀSTIC: Dimitrievski, Kakabadze, Molina, Pleguezuelo, Fali, Tejera, Jean-Luc, Tete, Abraham, Maikel Mesa, Barreiro.

CD TENERIFE: Dani, Luis Pérez, Cámara, Ruiz, Aveldaño, Acosta, Milla, Alberto, Mula, Villar, Longo. También jugaron Aitor Sanz (60′), Malbasic (73′) y  Suso (78′).

GOLES:  1-0, Tete (10’); 1-1, Villar (12’); 1-2, Villar (29’).

No existen comentarios.

Publicar un comentario.