Jose Luis Oltra no cree

Jose Luis Oltra no cree

El entrenador del CD Tenerife se adapta al equipo con cinco defensas

Por -
@alealvarez90

El fútbol se nutre de dinámicas y resultados, es cierto, pero hay algo que va mucho más allá: Creer. Hace poco escuche en una entrevista a Pep Guardiola reconociendo que Simeone, en su etapa de aprendizaje, le dijo que no creía en sus métodos, en su forma de ver el fútbol. Totalmente de acuerdo. Cuando crees en algo, lo trasmites y los jugadores lo detectan.

Creo que lo mismo le pasa a Oltra. No cree en lo que está haciendo. Puede sonar chocante que un entrenador haga algo sin creer en ello. Pero lo creo y reconozco que estoy muy sorprendido. He sido un fiel admirador del estilo del míster. Recuerdo el año del ascenso un equipo protagonista, que prefería ganar 4-3 que ganar 1-0. Incluso en primera división, no renunció nunca a su estilo. En esta segunda etapa, Jose Luis detectó una debilidad, como era la vulnerabilidad defensiva del equipo de Etxeberría, pero creo que la respuesta no ha sido la correcta.

El 5-3-2 o 5-4-1, tan de moda hoy en día, trata de establecer superioridades en todas las facetas del juego. En la iniciación, tres centrales, dos mediocentros y dos carriles largos. En creación tres centrocampistas, dos carrileros y un delantero en apoyo y por último la fase de finalización con dos delanteros, un carrilero en llegada, más uno o dos centrocampistas pisando área. En la fase defensiva el sistema cierra bien por dentro con tres centrales más los medios además de la ayuda lateral de los carrileros. Además permite salir rápido tras robo y crear contras. Un ejemplo claro han sido los equipos de Pablo Machín. El Girona, la temporada pasada y el Sevilla en ésta. Mismo sistema. Confeccionó la plantilla con jugadores específicos y una idea clara de juego que gira en torno a este sistema. A la vista están los resultados.

El CD Tenerife, ni tiene la idea, ni tiene los jugadores. Oltra ha apostado por mantener línea de 5, con dos variantes. En Córdoba tres en el medio y dos arriba. Con el Cádiz y Mallorca, prácticamente ha sido un 5-2-3. El equipo se parte, se va metiendo atrás y además, no consigue tener el balón. Como futbolista, no hay nada más frustrante y desesperante que no saber cómo situarse, llegar tarde a la presión y no tener apoyos claros con balón.

Espero y deseo que el equipo vuelva al sentido común. A ser fuertes desde el medio y a que el entrenador imponga y crea en su estilo. Los errores pueden pagarse muy caros y la dinámica de resultados necesita un cambio urgente.

Y además...

Simple Share Buttons