Johnny Moss, la leyenda del póker

CAJA_SIETE

La industria del póker se encuentra hoy en día en un momento de plena ebullición. Una situación motivada por diversos motivos, entre ellos la irrupción de las nuevas tecnologías. Internet ha potenciado ciertos aspectos fundamentales para el desarrollo del juego de cartas más popular del mundo, convirtiéndolo en un auténtico fenómeno de masas en los últimos años. Un impacto que ha permitido que jugadores de todo el mundo tengan la oportunidad de disfrutar del juego desde la comodidad del hogar a través de un dispositivo electrónico. Una generalización del conocimiento del juego que también ha favorecido la democratización del acceso a la formación para los amantes de los naipes.

Adrián Mateos, considerado como el mejor jugador español de la historia del póker, es uno de los jugadores que ha aprovechado las oportunidades del póker online para entrar en el circuito profesional. El madrileño, que es un fiel seguidor del Atlético de Madrid, se registró en una sala online el mismo día de su dieciocho cumpleaños, después de un año leyendo y estudiando todo lo relacionado con el juego de cartas. Con el dinero que consiguió con los naipes se mudó a Londres, ya que la capital británica le permitía jugar online contra los mejores jugadores del mundo gracias a la liquidez compartida. Una unión de mercados regulados de póker en Internet que se ha implementado recientemente en España. En cualquier caso, el póker online ha sido principal aliado de Adrián Mateos en su ascenso hasta la cúspide.

El póker no sería lo que es hoy en día si Benny Binion, histórico propietario del Horseshoe Casino de Las Vegas, no hubiese creado las World Series of Poker (WSOP) en el año 1970.El conjunto de torneos de póker más prestigioso del mundo que el próximo mes de mayo cumplirá su 50 aniversario el próximo mes de mayo. Un evento donde comenzó la leyenda de Johnny Moss, uno de los grandes iconos del mundo del póker. Una auténtica estrella que fue el primer jugador de la historia en ganar las WSOP, un título que no se resolvió con un torneo tradicional, sino que los propios espectadores en la sala fueron los encargados de votar por el mejor jugador del evento. Un campeonato con el que comenzó su leyenda en el mundo de los naipes, juego con el que se ha consagrado como uno de los grandes jugadores de todos los tiempos.

Los inicios de Johnny Moss

Johnny Moss nació el 14 de mayo de 1907 en Marshall, Texas, una pequeña ciudad estadounidense situada a unas 40 millas de distancia de la frontera con el estado de Louisiana. Con tan solo 8 años, Johnny vivió el fallecimiento de su madre y el grave accidente de trabajo que sufrió su padre. Tras estos trágicos acontecimientos, el joven estadounidense comenzó a trabajar vendiendo periódicos para pagar las cuentas. Durante la adolescencia, el joven empezó a trabajar para la Western Union Telegraph Company, compañía de servicios financieros y de comunicación. Una etapa de su vida donde vivía en Dallas, ciudad donde frecuentaba los salones de billar y realizaba pequeñas apuestas en los clásicos juegos de azar de la época. Unos establecimientos de juego donde conoció a Benny Benion, una de las grandes figuras del mundo de los juegos.

Fuente: https://www.youtube.com

En 1923, Johnny Moss, que tenía tan solo 16 años, comenzó a trabajar en un lugar llamado Otter’s Club (‘Club de la Nutria’), una sala de póker donde se encargaba de evitar las trampas por parte de los jugadores. Las largas horas supervisando las partidas de los profesionales inspiró al joven estadounidense para probar suerte en el póker, desarrollando sus propias habilidades como jugador. Aprendió a jugar al Texas Hold’em, uno de los juegos de poker que todos conocemos en la actualidad, en The Elk’s Club, un casino de Dallas donde también estuvo trabajando durante esa época. Tres años más tarde, Johnny se casó con Virgie Ann Mouser. Un momento crucial en su vida, ya que desde ese momento decidió dedicarse al mundo del juego.

La partida más larga de la historia

El petróleo provocó un auténtico auge económico en el estado de Texas, donde los jugadores contaban con miles de dólares en sus bolsillos para apostar en las mesas de póker. Una época donde Johnny Moss, que contaba con una capacidad de supervivencia admirable, consiguió acumular una gran fortuna en diversos juegos de cartas. De hecho, dominó la modalidad la modalidad Cash Game desde la década de los años 30 hasta los 70. Un auténtico trotamundos que viajaba por las carreteras de todas las ciudades del estado de Texas para disfrutar de las temporadas de juego. Partidas interminables durante todo el año en las que siempre se sentaba junto con su clásico revólver.

Johnny Moss comenzó a ganarse su reputación en el mundo del póker en Las Vegas. En 1949, el jugador tejano acudió a la ciudad del juego para enfrentarse a otro de los grandes nombres del momento, Nick Dandolos, conocido en las mesas como Nick ‘El Griego’. Una partida organizada por Benny Binion, propietario del Binion’s Horseshoe Casino, que buscaba atraer al máximo de turistas posible con uno de los enfrentamientos más esperados del momento. Ambos históricos jugadores estuvieron compitiendo durante cinco meses en el casino. Jugaron día tras día a una amplia variedad de juegos de póker, abandonando la mesa cada cuatro o cinco días. Finalmente, Nick se dirigió a Johnny y pronunció la mítica frase: “Señor Moss, debo dejarle ir”. Una histórica partida en la que consiguió ganar 5 millones de dólares.

La primera victoria de la historia de las WSOP

En 1969, Tom Moore, copropietario del Holiday Casino de Reno, y Vic Vickrey, un maestro de los juegos de azar, organizaron la ‘Reunión de jugadores de Texas’ en la ciudad de Reno. Un prestigioso torneo de póker al que acudieron los mejores jugadores de cash de high stakes del momento para disfrutar de diferentes variantes competitivas del juego de cartas. Tras un proceso de votación, Johnny Moss se convirtió en el mejor jugador del torneo. Un año más tarde. Benny Binion tomó la idea y organizó las World Series of Poker (WSOP), evento en el que el jugador tejano se convirtió en el primero de la historia en ganar el título superando a 38 participantes de la época.

Johnny Moss ganó dos Maint Event más en su trayectoria como jugador de póker (1971 y 1974). Tres brazaletes a los que sumaría otros cinco más en distintas modalidades del juego de cartas, el último de ellos en la edición de 1988, año en el que se proclamó campeón con 81 años. El tejano vivió en Las Vegas hasta que falleció el 16 de diciembre de 1995 con 88 años. Una vida de leyenda para uno de los grandes jugadores del póker de todos los tiempos, que desde1979 forma parte del Poker Hall of Fame.

EL_BLOG_DE_CORVINIANO

TAMBIÉN EN ELDORSAL

ATLÁNTICOHOY
1 Comentario
  • Elias Levingh
    Publicado el 23:31h, 08 abril Responder

    Excelente historia, Moss es el ideal de muchos que desean vivir del Poker, sin embargo eran epocas distintas, mas oscuras para el juego, ya hoy dia nadie juega con un revolver en la mesa, o al menos no es tan necesario, ahora estan en lo medios y hasta se pueden ver partidas online. Yo comencé viendo guias de juegos como las de Casino Guru, luego utilziando apps de juego y finalmente visitando salas para el juego real. Es divino (cuando ganas).

Publicar un comentario