Indignación en el CD Esperanza por un nuevo retraso en las obras del Maximino Bacallado

El CD Esperanza lleva jugando fuera más de medio año. Ocho meses si se incluyen los meses veraniegos, habituales para realizar las pertinentes pretemporadas. Este humilde club tinerfeño no puede utilizar las instalaciones del Maximino Bacallado desde el pasado mes de febrero, a la espera de que sea sustituido el césped artificial del mismo.

El pasado mes de agosto, el Ayuntamiento de El Rosario y el Cabildo de Tenerife rescindieron contrato con Proyectos y Ejecuciones SL, empresa encargada de los trabajos, y que pasado el tiempo no acometió las pertinentes obras. En consecuencia, la 'familia' del CD Esperanza deberá esperar a que alguna empresa se haga cargo de las mismas, a través de un concurso urgente. No hay atisbo de solución, a corto plazo.

                    Formación del CD Esperanza, en un partido | @CDZEsperanza

CON 'NUEVA CASA', HASTA NUEVA FECHA

San José Tablero, AD Teide y CD Tenerife han colaborado con el club norteño en diferentes etapas. "La base del club sigue en El Tablero, algo que agradecemos enormemente", cuenta su presidente. El CD Esperanza regional, por su parte, ha tenido que emigrar a Geneto-Los Baldíos, y por cortesía del CD Tenerife, cuenta con nueva casa de forma temporal. A pesar de sufrir todo tipo de inconvenientes al no poder ejercer como local en ningún partido, en ninguno de los compromisos, fuentes del club explican que "el CD Tenerife se está portando muy bien, no nos lo esperábamos. Nos han cedido sus instalaciones hasta que podamos volver a casa. Se está portando de lujo, aunque no hay nada como jugar en tu campo". Un mal menor.

No existen comentarios

Publicar un comentario