CANAUTO
Alejandro SkaleAlejandro Skale
Héctor Hernández en la Ciudad Deportiva del CD Tenerife / @jacfotografo

(In) justicias

Por Alejandro Skale, diario AS y Radio Club Tenerife

En honor a la verdad, la apuesta de José Luis Oltra le salió bien, pero no termina de parecerme una (in)justicia: Cuando el técnico insular decidió sacar del once a Héctor Hernández, -el mejor del último mes y medio-, para jugar contra el Osasuna, me llevé las manos a la cabeza. No podía entender que un jugador, al que semanas antes el propio técnico había dicho que ni Marcelo ni Jordi Alba le podían sacar el puesto, tendría que ver el partido ante el líder desde el banquillo. Mucho más injusto me pareció cuando los últimos dos partidos no fue ni convocado.

Esta situación me llevó a muchos años atrás, cuando el Tenerife fichó a Robert Enke en un mercado invernal. Un pedazo de portero al que le costó entrar al once cuando todos pedían a gritos su presencia. Sus condiciones y su curriculum le daban galones para ser titular, pero Álvaro Iglesias lo estaba haciendo tan bien que no había quien se atreviera a sacarlo. Ni el propio Martín Marrero, que por entonces era el entrenador y sabía que quitarlo, sería una (in)justicia. Solo una grave lesión en el pómulo pudo con el vasco, que le dejó el puesto al alemán quien demostró (y confirmó) lo que se presuponía de él.

Sé que ser entrenador es difícil, debe elegir 18 porque no pueden jugar todos, pero hay determinaciones que sorprenden. Isma López, el elegido para el lateral zurdo, me tapó la boca con esos dos goles salvadores para una remontada épica que salvó la cabeza de Oltra, situación que, a mi juicio, no hubiera sido la solución al problema.

Algo similar sucede con Tyronne quien con su gol en la prolongación también salvó al entrenador de la quema. Desde ese tanto al Real Mallorca no jugó más y eso que el Tenerife tiene graves problemas de gol. El grancanario, con buena pegada, ve como semana tras semana se queda fuera de las convocatorias y las oportunidades atracan en otros puertos.

Ni Héctor ni Tyronne, ni Raúl Cámara ni tampoco Samuel Camille que vive sus últimos meses en el club, han bajado los brazos y la siguen remando. Porque en el fútbol, la (in)justicia tarde o temprano suele llegar.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
No existen comentarios

Publicar un comentario