CANAUTO
aniano Carlos ElorrietaCarlos Elorrieta
Aniano, arquitecto del Iberostar Tenerife / @jacfotografo

In Aniano, I trust

Por Carlos Elorrieta, redactor de Radio Club Tenerife

No estamos acostumbrados en los últimos veranos a ver que en el Iberostar Tenerife se lleven a cabo tantos movimientos en el primer equipo. Algo que parece tener un tanto preocupada a la fiel afición aurinegra, que comienza a preguntarse si el proyecto de la temporada próxima será capaz de generar tantas alegrías como han vivido en las gradas del Santiago Martín durante las últimas campañas.

Celebraciones por haber participado en cuatro fases finales de la Copa del Rey, por haber logrado títulos como el de la Basketball Champions League hace cuatro años y que se pudo repetir hace unos meses en Amberes, aunque la moneda no cayó del lado del equipo isleño, sin olvidarnos del título de la Copa Intercontinental que también figura en las vitrinas del club tinerfeño.

Pero lo cierto es que, desde los estamentos deportivos, se ha confirmado que se está viviendo un cambio de ciclo y toca ahora dar un paso distinto, que no significa que no sea un paso positivo. Quiero subirme al carro del optimismo y del trabajo bien hecho. Al que se realiza desde el silencio y la discreción con la que siempre han hecho su labor desde la dirección deportiva los Aniano Cabrera y compañía, puesto que pensar que se ha tocado un techo para emprender un descenso hacia objetivos menos ambiciosos es algo que me resisto a aceptar.

Díganme que no se acuerdan de cuando se empezaron a sumar logros, de lo que nos han dado jugadores como Richi Guillén, Iker Urreizti, Jason Detrick, Jakim Donaldson, Blagota Sekulic, Jesus Chagoyen y muchos tantos que prefiero no nombrar por miedo a olvidarme de alguno. Son nombres de jugadores que nos hicieron vibrar y vivir pasajes maravillosos de la historia aurinegra y que han sido capaces de llevarnos junto a muchos compañeros más a donde ahora mismo estamos.

Los jugadores, entrenadores, directivos, presidentes y demás pasan por el club y se marchan, pero el club en cuestión siempre se quedará. Siempre estará ahí. Y el activo que más vale del club son los aficionados, que pueblan el recinto de Los Majuelos para estar con su equipo tanto en las duras como en las maduras. Apuesto por apoyar y empujar hacia adelante a quienes vengan este año a defender los colores de este equipo que tanto nos ha dado, pues es algo que tenemos en el debe todos los aficionados al mundo de la canasta.

Y como ya dije en redes sociales hace unos días.... In Aniano I trust.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
No existen comentarios

Publicar un comentario