El Iberostar Tenerife no da opción al PAOK y se mantiene firme en el liderato

No hay quien tosa al Iberostar Tenerife. Las buenas sensaciones continúan en un equipo que se gusta, y que no conoce su techo. El estado físico de Akognon y Vasileiadis, único lunar este miércoles en otra gran noche de baloncesto en La Laguna.

El liderato del grupo B de la Basketball Champions League sigue teniendo color aurinegro tras un nuevo triunfo de los de Katsikaris en el Santiago Martín, esta vez ante el PAOK griego, con un excelso Rosco Allen (19 puntos) y un rendimiento coral muy propio de un equipo campeón (93-79), solo frenado por un gris tramo final de partido, con 'todo el pescado vendido'.

El equipo visitante supo maniatar a los de Katsikaris, pero solo en el inicio del choque, con un Goss inspirado y una cohesión grupal que el cuadro lagunero no contrarrestar hasta el final del primer cuarto, cuando el debutante Akognon ponía el 16-15 tras un tapón de Fran Vázquez unos segundos antes, marca de la casa.

Fluidez, agresividad y mayor acierto en el juego interior y desde el perímetro fueron algunas de las claves por las cuales el PAOK se vio superado en el segundo cuarto. Tobey se hizo dueño y señor de la pintura (10 puntos en la primera mitad), mientras que San Miguel, Beirán y compañía lograban leer a la perfección cada jugada de ataque, lo que provocó una ventaja de siete puntos, con el que se llegaría al descanso (46-39).

La afición del PAOK se hizo notar | @jacfotografo

En la segunda mitad el PAOK salió 'con el cuchillo entre los dientes', con un Goss enchufado y especialmente finos en el tiro exterior. A solo tres puntos se colocaba el conjunto griego (56-54), un toque de atención que reactivó al equipo de Katsikaris, desconectado tras la reanudación, sobre todo en defensa y con la mente puesta en el estado físico de Vasileiadis, dolorido en un gemelo, y la rodilla del flamante fichaje, Josh Akognon.

El Iberostar Tenerife 'le vio las orejas al lobo' y se puso las pilas. Ponitka, con buenas acciones individuales y Beirán y Allen con sendos triples colocaban un optimista 67-57 a dos minutos del final del tercer cuarto. Los diez puntos de brecha fueron demasiado lastre para un combativo PAOK, que nunca hincó la rodilla a pesar de las circunstancias.

El encuentro se iba a los últimos diez minutos de juego con la victoria en manos canaristas, y sobre todo en las manos de Ponitka, que acabó con 16 puntos y más entero que nadie. El conjunto griego empezó a acusar el esfuerzo físico, y su bagaje ofensivo se diluyó como un azucarillo, situación que aprovechó el cuadro tinerfeño para sentenciar, con un autoritario y especialmente inspirado Rosco Allen y la aportación de los habituales actores del juego interior. El resultado final lo maquilló el PAOK en una gran lección de competitividad, con fuerzas de flaqueza, pero el líder no dio su brazo a torcer, y se mantiene firme hasta nuevo aviso.

MÁXIMO ANOTADOR: Rosco Allen (19 puntos)

MÁXIMO REBOTEADOR: Rosco Allen (11 rebotes) 

MÁXIMO ASISTENTE: Rodrigo San Miguel (8 asistentes).

[flagallery gid=139]

No existen comentarios

Publicar un comentario