Movistar Estudiantes Movistar Estudiantes
64-90
Iberostar Tenerife Iberostar Tenerife
Los jugadores de Iberostar Tenerife celebran una victoria | @jacfotografo

Iberostar Tenerife gana a Movistar Estudiantes, sigue el rodillo aurinegro

El Iberostar Tenerife gana al Movistar Estudiantes (64–90) en un partido donde fue casi siempre por delante y tuvo controlado. No fue un buen día de Shermadini ni de Marcelinho Huertas pero el equipo mostró otros recursos. Tyler Cavanaugh, sobresaliente.

El Iberostar Tenerife sufrió en el inicio del partido su fragilidad en el rebote defensivo, lo que llevó los locales a ir por delante en el marcador. Una canasta de Aaron Doornekamp, que volvió tras lesión, igualó la contienda (8-8) a falta de 5:37. La primera ventaja visitante llegó tras un triple espectacular de Bruno Fitipaldo, (8-14) a falta de 4:22. La respuesta de Movistar Tenerife tenía nombre y era italiano, Gentile. Se esforzó para mantener a su equipo en partido en esta fase del encuentro, asumiendo la responsabilidad en cada ataque. Un punto suyo desde el tiro libre volvió a apretar el marcador (11-14). Sin embargo el equipo de Txus Vidorreta se aprovechó de un Bruno Fitipaldo muy participativo, que anotó una bandeja y obligó al entrenador rival a pedir tiempo muerto para intentar frenar al base uruguayo (11-16). La pausa favoreció a un final de cuarto muy intenso pero también con muchas imprecisiones en los ataques de los dos equipos. Bajo la dirección del propio Bruno Fitipaldo y apoyados en las cinco faltas cometidas por su rival, los canaristas siguieron ampliando su ventaja, pese a no contar con la anotación habitual de Marcelinho Huertas y Shermadini. El pivot Fran Guerra puso el (11-22) a falta de treinta y nueve segundos y con ese resultado se llegó al cierre del primer cuarto.

El segundo comenzó con triple de Alec Brown y canasta en contraataque de Gentile (16-22). Movistar Estudiantes consiguió frenar el ritmo ofensivo de su rival y eso fue clave para la reacción colegial. El acierto también apareció para los de la capital que con un triple (24-28) desde la esquina volvió al partido.

Sin embargo la respuesta comenzó en las manos de Aaron Doornekamp, desde el triple (24-31) a falta de cinco minutos para el final del cuarto. Los errores se sucedieron en los ataques de los dos equipos pero el que menos falló fue el de casa que redujo la diferencia otra vez a tan solo cinco puntos (28-33) a falta de 1:23 para el descanso. Pero Iberostar Tenerife sabe jugar bajo presión y dos triples visitantes, de Sulejmanovic y Bruno Fitipaldo sobre la bocina (29-39) pusieron diferencia de diez puntos al descanso.

El equipo canario intentó desde la vuelta de vestuarios encontrar los puntos en la pintura, con Shermadini como protagonista. Sin embargo Movistar Estudiantes trabajó muy bien hasta el momento la defensa sobre el mejor jugador aurinegro. Pese a una breve reacción local, la distancia no bajó con el paso de las posesiones. Dos tiros con acierto de Tyler Cavanaugh (36-48) puso en el luminoso la máxima del encuentro hasta el momento, con 6:22 por jugarse en el tercer cuarto.

El equipo entrenado por Zamora intentó acercarse en el tanteo desde el triple y para ello utilizó a Alec Brown pero tres errores consecutivos hicieron que el Iberostar Tenerife se encontrara cómodo. Una canasta sobre la bocina de Tyler Cavanaugh (41-56) dejaba claro que estaba siendo su gran día. A los últimos diez minutos se llegó con (46-58)

El último cuarto comenzó con un parcial (0-4) y Zamora, pidió un tiempo muerto como último recurso para poder volver a competir el partido. Pero nada podía hacer el Movistar Estudiantes, en un momento en el que apareció la conexión entre Marcelinho Huertas y Shermadini (52-69) a falta de 5:00. El conjunto colegial arriesgó, tomó muchos riesgos en las defensas e Iberostar Tenerife lo castigó desde el triple con acierto de Sasu Salin y Marcelinho Huertas. Al final, intercambio de canasta y victoria para los visitantes (64-90).

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

1 Comentario
  • Dieter
    Publicado el 00:25h, 30 diciembre Responder

    No sólo juega al mejor y más alegre baloncesto del mundo (y está en Tenerife) es un tremendo placer verlos jugar aún siendo por la tele. Estamos desesperados por ir a La Hamburguesa y meternos con ellos en las trincheras. El siguiente el Real Madrid que también caerá si el Iberoestar Tenerife juega SU BALONCESTO y sin miramientos.

Publicar un comentario