El Iberostar Tenerife cierra una brillante fase de grupos arrollando al Neptunas Klaipeda

Una fase de grupos casi inmaculada. El Iberostar Tenerife no tuvo piedad de un voluntarioso pero ineficaz Neptunas Klaipeda en tierras lituanas (67-83), prolongando así un gran momento en una etapa clave de temporada.

El equipo tinerfeño tenía que ganar para cerrar la primera fase de la Champions League como campeón de grupo, y medirse así a un cuarto clasificado en octavos de final. Dicho y hecho, la guinda llegó en Lituania, con Ponitka como principal protagonista (24 puntos).

Abromaitis trata de penetrar hacia canasta | @BasketballCL

El equipo aurinegro metió la directa nada más comenzar el choque, con un excepcional Mike Tobey, dentro y fuera de la pintura (9 puntos en el primer cuarto) y una excelsa circulación de juego, que hacía añicos la defensa local. Una leve reacción del Neptunas Klaipeda a partir del sexto minuto de partido, con 2-15 en el marcador, puso algo de emoción a un choque que casi parecía decantado en sus primeros compases.

El 16-24 con el que se iniciaba el segundo cuarto daba paso a un mayor equilibrio entre ambos conjuntos. El cuadro lituano buscaba reafirmar su tercer plaza, y para ello debía reaccionar ante un motivado equipo tinerfeño, con las ideas claras en todo momento pero algo espeso en algunos tramos de partido. En este sentido, y ya con Tobias Borg en cancha, los locales engrasaron su maquinaria aprovechando la pérdida de fluidez en los aurinegros, desconectados de forma sorpresiva.

El Neptunas se colocó a solo un punto al borde del descanso con un inspirado Zelionis a todos los niveles, situación que sirvió como toque de atención para los de Katsikaris, que pudieron irse al descanso con una renta de cinco puntos gracias a un triple de Rosco Allen, un actor secundario de lujo (38-43). Tras la reanudación, apareció la figura de Ponitka a modo de ciclón.

Tobey machaca ante Neptunas | @BasketballCL

El polaco fue un rodillo, y él solo se encargó de destrozar a la defensa lituana, inoperante ante la determinación de un jugador que apunta a crack mundial en un futuro no muy lejano. Alcanzó los 24 puntos a base de grandes jugadas individuales y gran acierto en el tiro exterior, y solo el descanso que le dio el técnico canarista pareció activar al Neptunas, que ya no tenía nada que perder.

Un 10-0 de parcial a favor de los locales volvía a poner en duda la victoria visitante, y por ello, nuevamente reaccionó el Iberostar Tenerife. Convencidos de que el triunfo se iría para la Isla los de Katsikaris, en el último cuarto se pusieron el mono de trabajo y sellaron el duódecimo de catorce posibles bajo una autoritaria actuación en ambas pinturas. Una de las claves dentro del engranaje de un campeón que va a por el bicampeonato.

MARCADORES: 16-24, 38-43, 52-63, 67-83.

MÁXIMO ANOTADOR: Ponitka (24 puntos)

MÁXIMO REBOTEADOR: Tobey (8 rebotes)

MÁXIMO ASISTENTE: White (5 asistencias)

No existen comentarios

Publicar un comentario