Manoj DaswaniManoj Daswani

Huracán Ethyan: el 'hype'

Ha marcado seis goles en apenas cuatro días. Que sea a su edad y que sea en Tercera es un logro al alcance de muy pocos. No lo digo yo, lo dijo el martes Cristo Marrero, el entrenador con el que empezó la temporada. Y a su eclosión fulgurante acompañan los movimientos habituales en estos casos: un puñado de aficionados bramando en las redes sociales por que la prensa haga caso al huracán (ignorarle sí sería una irresponsabilidad); un sinfín de reportajes y testimonios sobre el fenómeno en cuestión (lógicos porque es noticia que un jugador firme estos dígitos imponentes) y las comparaciones, que en estos casos están siempre y sin excepción a la orden del día.

Todo es comprensible. Desde el afán de excesivo proteccionismo de un sector de la afición que teme que este diamante se le estropee; hasta que se establezcan símiles y comparativas con jugadores que tuvieron un salto al estrellato tan potente (sus guarismos me recuerdan a los de Ángel).

Quizá lo único que ha chirriado ha sido que el propio club se sumara a la pompa y lo hiciera desfilar por los medios oficiales, al tiempo que un alto cargo del área de cantera se ponía en primera línea del 'show' cono unas declaraciones que han propiciado una mezcla de estupor y enfado en algunos despachos del Heliodoro.

Casos como éste deberían manejarse desde la naturalidad. Al fin y al cabo, es el propio Ethyan el primero que quita hierro a tanta publicidad de golpe, a los tuits, los reportajes y las comparaciones. Él va a lo suyo, que es meter goles. Y el club debería ir también a lo que le toca, que es fortalecer los mecanismos y pautar los comportamientos para que un futbolista de sus condiciones tenga la ocasión de llegar, debutar y luego mantenerse. No es fácil si atendemos a los antecedentes. Porque el trabajo de cantera es mejorable pero bueno en líneas generales; el problema es que falta "alguien que abra el grifo a ver si el agua que sale es buena". El símil tampoco es mío.

Sinceramente, ni en el caso de Ethyan ni en el de nadie que se le parezca hay que temer las loas, los elogios ni los pajaritos preñados. Quienes al final llegan son justamente los que saben gestionar la catarata de piropos que acompaña siempre y sin excepción este tipo de tránsitos del anonimato al estrellato (si llega, que ojalá sí). Pero no creo que nadie con sus elogios esté perjudicando la progresión del futbolista. Este "déjenlo tranquilo" ya lo escuché hasta con Pedrito en Barcelona, y miren adónde llegó. Ante el 'hype' infinito, naturalidad. En el fútbol y la vida, es siempre la mejor receta.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

2 Comentarios
  • aficionado
    Publicado el 12:59h, 17 marzo Responder

    Pues como si del titulo de la pelicula se tratara "" En tierra hostil "" para que un canterano progrese. Esta directiva y club no cree en la cantera ni como fuente de ingresos para el club.
    Si hubiese filosofia de club , Jorge Padilla , entre otros , aun con sus defectos por pulir , tendria que jugar aunque sea 15 minutos en todos los partidos , por filosofia y necesidad del club.

  • aficionado
    Publicado el 18:56h, 18 marzo Responder

    Pues deberían ponerlo en el primer equipo ya , ahora es el momento clave para que siga en progresion . En Lezama y en el Bilbao si que lo tienen claro mientras que aquí ,.................. lo de siempre , dejen al chico, no le presionan , que si el entorno , que si poco a poco , que si hay que saber llevar la situación y bla , bla , bla ...................
    Para cuando lo suban , ya se desinfló la burbuja como un blufffff .

Publicar un comentario