Selene Melián, periodista de Radio Marca Tenerife y Mírame Tv / Cedida

Hablemos de derbi

Por Selene Melián (Radio Marca y Mírame Tv)

¿Hablamos de derbi? A fuego lento, muy lento, se han cocido ambos clubes hasta llegar al éxito. Mantenerse ha sido muy difícil y el declive, muy rápido.

Con impulsos y sin proyectos. Los caminos se separaron durante un tiempo, pero el destino, con la pésima gestión de ambos, los ha vuelto a juntar. El Heliodoro será la cita del reencuentro, con la ventana de la Segunda B abierta para acoger a un equipo más. De hecho, los dos son candidatos. Este es lugar que ocupan dos plantillas que han sido confeccionadas para ascender.

Realidad mediocre. Aunque cada vez que Tenerife y Las Palmas se ven se monta una fiesta, en esta ocasión se verán las caras dos equipos en caída libre, cuyo consuelo será únicamente ganar al eterno rival. Con qué poco se conforman los dos clubes más importantes de Canarias. Si no descienden será una fiesta, ¡a lo que hemos llegado!

Aficionados críticos y conformistas. Los seguidores vivirán el auténtico derbi desde la grada y no perderán ocasión de reivindicarse con el ‘Concepción y Ramírez dimisión'. A pesar de la decepción que están generando ambos durante la temporada, los románticos mantienen la emoción de ver al eterno rival y de gritar hasta que la garganta aguante el 'Pío Pío’ o 'Chicharrero de corazón'.

Gato por liebre. En el campo, con menos canarios que nunca, los dirigentes se olvidaron del sentimiento de pertenencia cuando confeccionaron unas plantillas fallidas. De nuevo, los caprichos y las malas elecciones han dado un portazo a la ilusión. Las promesas se las ha llevado el viento y el discurso ya es caduco. Después de muchos años, continúa el 'déjá vu'.

En el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Los dos equipos están sedientos de puntos, pero dada la situación, el que gane el derbi será el mejor de los peores.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario