Bela CabreraBela Cabrera
Los jugadores del CD Tenerife celebran un gol | @jacfotografo

Ganar, ganar, ganar... Y volver a ganar

Ya lo dijo Luis Aragonés. En el deporte profesional no cabe otra cosa que la victoria. Los resultados. Lo de ganar jugando bonito solo es medio válido (que no es ni exigible) a no más de cinco equipos en el mundo.

Y el CD Tenerife está en la línea de lo primero. Vaya si lo está. Con la última victoria en Castellón -segunda en apenas cuatro días en el mismo recinto y contra el mismo rival- engancha un cuarto éxito consecutivo en partidos oficiales. Eso sí, con un fútbol feo, ramplón, de esos que te reclinas en el sofá de casa los 90 minutos y solo te incorporas hacia delante -codos apoyados en las rodillas mediante- cuando ves a Carlos Ruiz a punto de disparar, cuando alguno de los nuestros resulta que llega el área con claridad o cuando el VAR nos va a dar o quitar algo.

Da igual. El caso es que de donde venimos, creo que pocos o ninguno pensamos que en algún momento de esta temporada lograríamos cuatro victorias seguidas, ya sea en Copa o Liga. Y aunque el cambio de año sea simbólico, mentalmente siempre se produce un cambio de chip que, sumado a estas victorias trabajadas y con efectividad, puede provocar un definitivo cambio de tendencia del CD Tenerife para la segunda vuelta.

Las cuatro victorias, por cierto, sin encajar un solo gol y jugando con los dos porteros principales de la plantilla y con un penalti parado cada uno.
Seguiremos futrándonos con el juego del equipo, seguiremos cabreándonos con acciones mal ejecutadas, seguiremos aburriéndonos con el sopor, pero, ¿dónde hay que firmar si la consecuencia es ganar, ganar, ganar… Y volver a ganar?

Y quien no se acuerde, que recuerde el CD Tenerife de Rubén Baraja.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario