España hace historia logrando el bronce en el Mundial de Tenerife

España hace historia logrando el bronce en el Mundial de Tenerife

La selección nacional es llevada en volandas por la afición de la Isla, y acaba en el podio

Por -

No es oro, pero lo parece. España ha realizado un gran campeonato, rematado con un partido por el bronce jugado con mucho compromiso, con mucho esfuerzo y con esa competitividad que las ha llevado a subir a seis podios consecutivos en los seis últimos veranos. Los dos equipos llegaban justos de fuerzas al último partido de la Copa del Mundo, pero la mayor aportación del banquillo español y ese ‘plus’ que tiene este equipo en los momentos claves llevó a España a la medalla de bronce, ese Sueño Compartido con una afición que ha disfrutado de un gran torneo internacional jugado en casa.

Salió mejor Bélgica al terreno de juego con dos canastas de Meesseman desde 5 metros y una mejor fluidez ofensiva. Sólo un triple de Xargay en el atasco ofensivo de España en los primeros minutos, cortado por un tiempo muerto de Mondelo (3-10 min 4). La entrada de Alba Torrens y Cristina Ouviña dio más verticalidad al ataque español y con un triple de Anna Cruz firmaba un 7-0 de parcial para poner el 12-15 y enjuagar los 10 puntos de ventaja que habían cogido las belgas demasiado pronto. La última canasta del cuarto fue de Astou Ndour, la primera del partido desde los 6,75. El marcador igualado 15-15 dejaba mejores sensaciones para la selección española, que había salvado un momento difícil.

Y así continuó el inicio del segundo cuarto, con una España algo más cómoda y con mucha agresividad en defensa, metiendo muchas manos en los pases de sus rivales, evitando que el balón se moviera a alta velocidad. Astou Ndour anotaba en la pintura mientras que Meesseman no conseguía posiciones cómodas en ataque. Xargay, que había fallado alguna canasta fácil, anotó un triple importante (28-21). Los banquillos rotaban y los dos seleccionadores parecían tener ‘trampas’ pendientes para los minutos finales y reservaban jugadoras del cansancio físico de un torneo tan corto como intenso. Cuarto para España que se iba al descanso con 5 puntos de ventaja (32-27).

Quizás no había en el campo la tensión del partido de semis ante Australia, pero los dos equipos ponían todo en cada ataque y en cada defensa. Mondelo salió con un quinteto muy defensivo, para empezar a construir desde el campo propio y consiguió la máxima diferencia (40-31) rota enseguida con un 2+1 de Mestdagh. Pero era el partido de Xargay, muy incisiva en ataque y eficaz en defensa. A diferencia del partido de la primera fase, Bélgica no contaba con tantas opciones en ataque para hacer daño a España, y comenzó a buscar con más frecuencia a Meesseman. En las dos últimas posesiones del cuarto, triple de Alba Torrens y fallo desde los 6.75 de Hanne Mestdagh para un 55-43 con dinámicas diferentes.

España estaba muy cerca de su tercera medalla consecutiva, pero el inicio del último cuarto volvió a generar dudas con un parcial de 0-11 para las belgas y una técnica incluida a Ndour, en una situación parecida a la de semifinales. Con 55-54 fue importante una canasta de Laura Gil desde el lateral. Pero parecía que una Copa del Mundo tan intensa como ésta de Tenerife no podía terminar con un partido fácil. La medalla de bronce estaba en juego y Alba Torrens, nada más salir del banquillo anotó un triple que ponía el 60-54. Bélgica apretaba, pero dos canastas de Laura Nicholls con ese tiro de cuatro metros tan efectivo ponía el 64-58 a falta de un minuto y medio. Mientras Meesseman seguía derrochando talento en ataque, Laia Palau tomó el timón para buscar a Marta Xargay que anotaba un triple decisivo (67-60) a falta de 30 segundos. No había tiempo para más. Bélgica fallaba sus dos ataques y el bronce se quedaba en casa.

Y además...

Deje un comentario...

avatar
  Sucribirse  
Notificación de
Simple Share Buttons