Fran sol junto a varios compañeros celebran el tercer tanto y segundo de su cuenta para el CD Tenerife | @jacfotografo Manoj DaswaniManoj Daswani
Los futbolistas del CD Tenerife celebran un gol | @jacfotografo

En procesión

Ya cuando era un crío y deseaba que en los cromos me aparecieran las estampas de Belza, Estebaranz, Guina o Quique II cuando abría los sobres, se decía en televisión de Butragueño, Sanchís, Andrinúa o Zubizarreta que solo decían tópicos y frases vacías. Por aquel entonces no había tantas televisiones -ni cámaras en los campos- pero igualmente se hacía mofa del escaso recorrido que tenían los análisis del 'Buitre' ("no hay rival pequeño") o incluso del que fue entrenador del Tenerife por solo una temporada, Vicente Cantatore, al que hoy lloramos porque se nos ha sido para siempre.

Justamente con Óscar Herrera admitía Santiago Llorente que enseguida se dieron cuenta de que el ilustre y entrañable Cantatore no podría cubrir nunca el hueco enorme de Valdano cuando detectaron el escaso impacto de sus primeras ruedas de prensa. Al final, en fútbol el valor y relevancia de la comunicación es inmenso, de ahí que sea más triste cada año que pasa que en el Tenerife tengamos lo que tenemos. O sea, a Javi Armas y los programas oficiales incrustados en una radio y en una televisión de poca monta. Pero que son las del presidente, que es el que manda.

Pero quería hablarles hoy de comunicación, así que iré al grano. El caso es que el Tenerife en la esfera deportiva va medianamante bien -cinco victorias seguidas, la Copa como escenario propicio para revitalizar ilusiones y margen creciente con los puestos de descenso- así que en el club determinaron que era una semana perfecta para lucir palmito. A Cordero incomprensiblemente le dejaron hablar solo para los medios de Cartagena en una decisión que ni él mismo entiende; y a los jugadores los sacaron en procesión en las radios y televisiones de la Isla.

Alguien del club me contaba esta semana cómo fue el reparto. Aitor Sanz a 'El Día', Zarfino al 'Diario de Avisos', Nono pasó por la SER, Wilson por las páginas del As, estuvo Pomares en ELDORSAL.com, Fran Sol hizo doblete en Marca y Televisión Canaria, Dani Hernández estuvo en la Cope, Suso en Canal 4 y Carlos Ruiz en la radio pública canaria. Todos a la vez, todos el mismo día. Aunque pudo hacerse de otra forma, el resultado fue evidentemente muy positivo. En las redes sociales leí a unos cuantos aficionados agradecidos por poder oír a sus futbolistas y en la radio la sensación que nos quedó fue que a los oyentes les gustó oír explicarse a Nono con un servidor y a Wilson con Skale. Entrevistas así humanizan, acercan a sus iconos a la afición, más todavía en tiempos de pandemia.

Más allá de que casi todos incurran en tópicos como los del 'Buitre' o Zubizarreta en los años noventa del siglo pasado, son los futbolistas para el Tenerife los mejores embajadores y portavoces de la institución. Mucho más eficientes en el mensaje y el discurso que la inefable Milagros Luis, por mucho que el club se empeñe en lucirla como emblema, convencidos Armas, Amador y Nacho en que les hace bien que se le oiga decir lo que dice. No sé bien si lo hace mejor o peor que Concepción, al que grabaron minuto y medio unas declaraciones enlatadas cumpliendo a rajatabla el manual de comunicación del Tenerife: cuando las cosas van bien, que hable el presidente. No dijo nada relativamente importante, pero los medios subvencionados enseguida resaltaron su mensaje y hasta encontraron interesante su vacuo discurso. Se les olvidó caer en lo muy evidente. El homenaje que se sacaron de la chistera para juntar a los cuatro capitanes (iconos sensacionales, nadie lo duda) encierra en realidad un fracaso muy evidente.

Que Aitor, Suso, Dani, Carlos y Concepción hayan llegado a jugar mil partidos entre los cinco esconde un fracaso indisimulable. El de quien no ha sido capaz de fichar recambios potables que propiciaran el relevo natural y sustituyeran a este póquer de jugadores comprometídisimos.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

1 Comentario
  • José Vidal González Díaz
    Publicado el 08:55h, 17 enero Responder

    Tanto gre,gre,gre, para decir Gregorio.

Publicar un comentario