El primer partido del CD Tenerife en Copa de la UEFA cumple sus bodas de plata

15 de septiembre de 1993. Un cuarto de siglo atrás, el CD Tenerife entraba en la historia como un nuevo equipo que ponía su nombre en el mapa europeo, pocos meses después de lograr su mejor clasificación en Primera División. El equipo entonces dirigido por Jorge Valdano y Ángel Cappa debutó en la Copa de la UEFA con empate a dos y un Heliodoro totalmente entregado, aunque no lleno a rebosar, ante el Auxerre.

El equipo galo se puso por delante hasta en dos ocasiones, pero Pinilla y Felipe se encargaron de igualar la balanza, y dos semanas más tarde la eliminatoria se decantaría del lado tinerfeñista de forma épica. El estreno en Europa cumple sus bodas de plata y la afición del CD Tenerife, a buen seguro que guarda en su retina uno de los partidos con más peso en la historia blanquiazul.

EL PRIMER ONCE EN EUROPA

El equipo isleño formaba de inicio en el Heliodoro con Agustín, Aguilera, Toño, Mata, César Gómez, Redondo, Ezequiel Castillo, Chano, Latorre, Felipe y Pinilla. Un once que se ha hecho con un hueco en la historia blanquiazul, aunque no por el resultado final, en un partido lleno de vaivenes, de dudas en defensa, pero con el orgullo por bandera. 2-2, y el camino por el viejo continente no había hecho más que comenzar, escribiéndose así el primero de varios y dorados capítulos de un equipo que por méritos propios puso a la Isla en el mapa de Europa.

PRELUDIO DE UNA BATALLA ÉPICA

Tras debutar aquella noche en el Heliodoro, el CD Tenerife desconocía lo que el destino le tenía reservado. Después del estreno ante el Auxerre, el Tenerife venció en territorio francés con un solitario tanto de Felipe (0-1), con unos últimos minutos en inferioridad numérica y sin portero por la lesión de Agustín (Pier ejerció de guardameta).

En la siguiente eliminatoria se topó con un combativo y agresivo el Olympiakos, al que logró batir 2-1 en la ida, y además consiguió eliminar soportando el "infierno de Karaiskakis" (perdió 4-3 y avanzó de ronda por el valor doble de goles en campo contrario). La todopoderosa Juventus se encargó de poner los pies en tierra a un equipo que siempre soñó en grande. Una época dorada que muchos entendidos y nostálgicos ven imposible de igualar.

No existen comentarios

Publicar un comentario