Javi Beirán y Brussino, cabizbajos / Fernando Palarea

El Iberostar Tenerife 'regala' el primer cuarto y pierde la final BCL ante Virtus Bologna

El Iberostar Tenerife regala el primer cuarto ante el Virtus Bologna, lo que le pesó en todo el partido y el esfuerzo en la segunda mitad fue insuficiente para salir campeón de la Basketball Champions League (73-61)

Tal y como ocurrió en la semifinal, el Iberostar Tenerife entró muy mal al partido. Sin acierto ni intensidad defensiva lo que favoreció al equipo italiano, que sumó puntos en cada ataque que realizó en el inicio de partido consiguiendo una ventaja de más de diez puntos 15-4, lo que provocó el tiempo muerto de Txus Vidorreta.

Tras la pausa el equipo aurinegro consiguió acortar distancias pero fue cuestión de segundos ya que el Virtus Bologna volvió a dominar el juego desde la intensidad en el rebote y el acierto desde el triple. Con 20-8 se llegó al final de un cuarto que invitaba a la preocupación en el equipo tinerfeño, que no se sintió cómodo durante todo el primer cuarto en ataque.

Las malas sensaciones para el Iberostar Tenerife se trasladaron al inicio del segundo cuarto. Hasta cero triples de diez intentos condenaban a los pupilos de Txus Vidorreta, un equipo irreconocible hasta el momento. El talento individual de Virtus Bologna sumado a la intensidad defensiva seguía marcando la diferencia en un partido que parecía que se iba a sentenciar antes de llegar al descanso. A falta de seis minutos para acabar el segundo cuarto la diferencia ya era de diecisiete puntos a favor de los de Bolonia.

En el tramo final de los segundos diez minutos el conjunto canario no mejoró en ataque, de modo que no pudo aprovechar el bajón en acierto por el que pasó el Virtus Bologna. Los canaristas tan solo sumaron desde la pintura y el tiro libre hasta el triple de Gillet, que llegó a falta de un minuto para el descanso (37-24), el primero del partido para el bando que jugaba como visitante. El primer tiempo se cerró con 38-24.

El tercer cuarto comenzó con un tres más uno de Punter, dejando claro que la tendencia de la primera mitad el equipo italiano quería alargarla durante el resto de la final de la Basketball Champions League. Tras varios dos más uno Iberostar Tenerife recortó la ventaja a doce puntos y abrió la puerta a la esperanza con un mate espectacular de Tim Abromaitis. La mejora canaria se vio reflejado en el marcador. Dos tiros libres anotados por Ferrán Bassas colocó después de mucho tiempo la diferencia en diez puntos (54-44) a falta de dos minutos para llegar al último cuarto. Sin embargo en el último minuto cuatro puntos anotó el Virtus Bologna (58-44).

El equipo de Txus Vidorra consiguió ponerse otra vez a diez puntos tras dos triples en el comienzo del cuarto periodo y tuvo hasta cuatro ataques para reducir esa ventaja pero no lo aprovechó y el equipo de Italia volvió a coger aire con el paso de los minutos (62-50). En un último arreón canarista el equipo lagunero consiguió ponerse a tan solo seis puntos pero fue insuficiente y Virtus Bologna levantó el título de la Basketball Champions League (73-61).

Animate TITSA
Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario