Manoj DaswaniManoj Daswani
El Heliodoro Rodríguez López, estadio del CD Tenerife | @jacfotografo

El guión de Netflix

No sé si son ustedes más de Borgen, Las chicas del cable, Vis a vis o La casa de papel. Pero si han visto alguna de estas series convendrán conmigo en que lo del CD Tenerife se parece cada vez más a un guion de Netflix. Si no fuese un club que nos importa tanto y cuenta con una historia casi centenaria, como recordaba estos días mi compañero Óscar Herrera, probablemente esta sucesión grotesca de acontecimientos inauditos hasta causaría hilaridad. Pero en realidad lo que produce es pena, hastío, indignación, vergüenza y tristeza, sobre todo tristeza.

Un presidente desnortado que baja al vestuario a dar indicaciones técnicas, medios de comunicación silenciados con publirreportajes y microespacios ridículos, una organización tóxica, filtraciones interesadas y un entrenador destituido con la oposición frontal del vestuario y hasta de su director deportivo. Pues bien, en esta precipitada sucesión de disparates ha pasado desapercibido un detalle que me llamó la atención. Y que debería contarse. Entre lágrimas y aún en 'shock' por un despido inesperado -como así reconoció su representante en su comparecencia del miércoles en la SER-, López Garai nos contó a los periodistas allí presentes que ni había pegado ojo la noche anterior al partido contra el Cádiz. No es una anécdota raquítica ni una confesión baladí. Es la confirmación empírica de que pregonar a los cuatro vientos que el vasco sería destituido -desde el lunes posterior al empate con el Girona- fue una pésima idea. Un atropello más al sentido común, pero también una manera vil de condicionar al jefe del vestuario y capitán general del proyecto ante uno de los partidos más importantes de la temporada.

La posición comprometida de Víctor Moreno también merece una reflexión profunda. Vale que se ha equivocado en algunos fichajes -desde Isma López a Shashoua, pasando por Mauro Dos Santos o Mazan- pero es que no le han dado ni tiempo a fracasar. Hace unos días recibía un mensaje en la radio de un oyente que me advertía que primero pensó que eran exageradas mis críticas rotundas a la (des)organización de la entidad. A lo que comúnmente ya se conoce como la triple A. Pero me reconocía finalmente que lamentaba tener que darnos la razón a quienes sostenemos desde hace meses que el problema del CD Tenerife no es de entrenador, ni de secretario técnico, tampoco de futbolistas. Es un problema estructural, que necesita que corra otra vez aire limpio (y no tóxico) en las oficinas y despachos del Heliodoro Rodríguez López.

Acabo mi argumentación con una comparativa. Al director deportivo que sí bailaba el agua a Armas, Abad y Amador se le dieron ni se sabe cuántas oportunidades; se le permitió que desfilasen por el aeropuerto decenas y decenas de futbolistas; se le abrieron las puertas del club hasta en dos etapas diferentes (y eso que tras la primera se marchó despotricando del presidente) y aún resulta que ha dejado nostálgicos de su funesto paso por el club. El proyecto de Moreno, en cambio, lo laminan en 11 meses. Sí, 11 meses nada más a un director deportivo al que firmaron tres años. Hasta junio del 2021.

A Moreno le humillan no solo pasándose por el forro de sus caprichos su expresa recomendación de no despedir a Garai; es que además eligen a Sesé Rivero como recambio interino para intentar hastiarle y enseñarle así la puerta de salida. El equipo estaba en el pozo de la clasificación pero no había motivos para el estropicio mayúsculo que han sido las últimas horas. Había un modelo de juego bien definido, varios activos en nómina, fue el CD Tenerife el club que más joven firmó en verano y solo hubo 4 préstamos en 24 operaciones. Errores, sí. ¿Desastre absoluto para cambiarlo hasta al que riega el jardín? Creo que no.

En el CD Tenerife es absolutamente imposible que el éxito venga aparejado de la permanencia en el club de quienes ahora mandan. Entre otros motivos porque han renunciado a la templanza y la paciencia. Como la que sí hubo con Oltra el primer año de su primera etapa. Pero este CD Tenerife ya no es solo trituradora de entrenadores, también lo es de planes y proyectos. A quien venga para cambiar las cosas, se lo cargan. Definitivamente la palabra 'planificación' la han reemplazado por otra que les gusta más y que se han aplicado a rajatabla durante los últimos días: improvisación. El objetivo ya no es optar a un ascenso, siquiera a jugar un 'play off'. El objetivo de ellos es perpetuarse en sus cargos. Y les da igual cómo. Aunque sea dando vergüenza y empequeñeciendo el prestigio del CD Tenerife... hasta límites impresentables.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ADIDAS
4 Comentarios
  • Fernando
    Publicado el 12:10h, 21 noviembre Responder

    Amigo el mundo funciona así y más este país de amiguísmo y nepotismo.Miguel Concepción confía en esa gente y ya está.Este mundo funciona así,en esta España y Canarias tan "de familias".
    Lo que tienen que hacer los accionistas es movilizarse si esto les importa y si quieren desalojar a los que están.Pero me da que no porque somos muy dóciles y es algo que no nos da de comer.En cuanto la gestión de Víctor Moreno,que decir los datos están ahí,es muy mala.Jugadores sin experiencia,muchos de segunda B,otros con lesiones extrañas.España es una potencia mundial en fútbol y otros países lo son en otras disciplinas.Si yo fuese director deportivo de un equipo de hockey sobre hielo en un país que este deporte es el más importante;a mí no se me ocurriría traer jugadores de hockey sobre....de Canarias o Brasil.

  • alevazmach
    Publicado el 13:43h, 21 noviembre Responder

    "La posición comprometida de Víctor Moreno también merece una reflexión profunda. Se ha equivocado en algunos fichajes -desde Isma López a Shashoua, pasando por Mauro Dos Santos o Mazan-": MIlagroooo!: por fin una crítica a Víctor Moreno. Luego, como no, viene un pero, pero ya es un avance

  • Pedro Javier reyes Rodríguez
    Publicado el 20:00h, 21 noviembre Responder

    Qué vergüenza de presidente y directiva un club como él nuestro y que tengamos que aguantar a concesión Amador y compañía mafia de Ladrones siento rrabia mala leche indignadao cabreado si los cojos juntos les diría que llevo 32 años de abonado y siento vergüenza cosa que está directiva no tiene mamones gandulees

  • Mencey Tamadite
    Publicado el 11:22h, 22 noviembre Responder

    Sin palabras.

Publicar un comentario