Manoj DaswaniManoj Daswani
El presidente del CD Tenerife Miguel Concepción | @jacfotografo

El fin del 'concepcionato'

Reconozco escasa o nula simpatía por los periodistas subvencionados por el CD Tenerife, pues no es nada edificante el ejemplo que brindan con su lealtad inefable a lo que les dicta y les pide Javier Armas. Ahora bien, como mero observador de la realidad me extraña (y lo confieso abiertamente) su inquebrantable fidelidad al 'concepcionato' y hasta qué punto parecen dispuestos a empeñar lo que les queda de reputación y prestigio a cambio de seguir las tesis oficialistas incluso después de que las opciones de perpetuarse el régimen ya hayan chamuscado.

En Barcelona, Piqué bautizó a un pseudoperiodista que se comportaba de este modo como 'titella' (títere). Lo que ocurre aquí va mucho más allá, hasta el atrevimiento lamentable de insultar a pequeños accionistas y aficionados discrepantes con la gestión; hasta la indecencia de intentar apalear -sin éxito- a cualquier alto cargo que ose en hablar de una regeneración necesaria; y sí, también hasta el ridículo de quitar hierro a un oficio con membrete del Ministerio de Cultura y Deportes, que por cierto muy pronto tomará la palabra para ratificar lo ya dicho sobre el condenado Concepción Cáceres.

Honesta y sinceramente, les confieso que no me lo explico. El periodista Francisco Pomares se refería recientemente en una aparición televisiva al presidente blanquiazul como el 'pato cojo' -expresión norteamericana para definir a los dirigentes que están en los estertores de su mandato- y ponía el acento en la forma que los altos cargos de las instituciones más relevantes de la Isla e incluso los accionistas de cabecera van a ir apartándose progresivamente de Miguel Concepción. Porque no luce ni cuadra que se fotografíen o se asocien a un individuo condenado por estafa. Pero voy más allá. También a un individuo que ha mezclado los propósitos de la colectividad (un Tenerife grande) con los intereses propios (un contratillo para emitir hasta 14 veces a la semana los partidos del infantil femenino, práctica bochornosa que los periodistas del Régimen aún silencian, aunque la critiquen por lo bajini cuando no está el micrófono abierto). Para los políticos de esta tierra, marcó un antes y un después el día que se enteraron de que estos señores cobraron por visitar hospitales y pasaron factura de los obsequios entregados a los niños. Desde ahí, cruz y raya. Normal, aunque los babosos protegidos sigan silenciándolo como si aquí no hubiera pasado nada.

Así que llegados a este punto puede darse el caso de que los Pelayo (que ya definitivamente se ha apartado de Miguel y en privado muestra su repulsa a todo lo descrito en 'Los Papeles de la Fundación'), Amid Achi, Pedro Martín, Laura Castro y tantos otros renieguen del presidente saliente y se alejen de él. Pero en cambio sigan jaleándole y apoyándole los periodistas a los que pagó el sueldo y en algunos casos hasta puso el micrófono que no tenían. Deleznable, pero fiel retrato de este período último de la era Concepción que a todos (bueno, a casi todos) produce máximo rechazo y vergüenza absoluta.

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

2 Comentarios
  • Carlos
    Publicado el 12:08h, 29 enero Responder

    Lo q ocurre con algunos periodistas y el presidente no es algo q haya aparecido en esta época, eso lleva ocurriendo desde la presidencia de Javier Pérez. Siempre han existido periodistas paniaguados q tienen la habilidad de sea quien sea el presidente, allí están ellos de aduladores y babosos. Algunos han llegado a puestos nunca imaginados ni siquiera para ellos mismos, lo cual nos indica el grado de servilismo y la carencia de pulcritud q tienen

  • Pr
    Publicado el 16:47h, 30 enero Responder

    Como me cansé de las tertulia deportiva de aquí, no sé quienes son esos periodistas a los que se refieren. Por favor pido si alguien sabe nombres y apellidos de esos títeres "en nómina" de Javi Armas y cia que lo escriba porque esto parece una conspiración y porque quiero saberlo
    Posdata : nunca estaremos unidos habiendo estas guerras de medios que no entiende la afición. La prensa tiene parte de culpa de esta deriva

Publicar un comentario