El derbi canario también se juega en la cancha del recetario

La comida no es para darse una fiesta: ¡es la fiesta! comentaba con ceremonia un hombre muy versado en estas
lides. Afinando en esta evidencia, el derbi canario futbolero es también, por excelencia, LA FIESTA, y cómo no en la “liturgia” gastronómica de los prolegómenos y del mientras –que el después es ya otro cantar-.

Ambas aficiones se unen en el aderezo de condumios para chocar copas de vino o de buen ron y otros deleites del rico yantar canario, y que ambos equipos brinden por favor espectáculo y goles. Seguro que las hinchadas, blanquiazul y amarilla, aunque ‘enfrentadas’ en lo deportivo y en sana rivalidad no se pondrán con ‘peros’ a la hora de compartir este suculento menú compuesto por recetario y producto local de cada orilla y que, al margen de resultados dejará satisfechas, claro está, a ambas aficiones.

Porqué no empezar con aperitivos variados: un untuoso queso de Flor de las cumbres, por ejemplo de Caideros, acompañado de pan de puño de Ingenio; vamos descorchando cualquier vinito de las cinco denominaciones tinerfeñas mientras troceamos con arte unos aguacates de Güímar, La

Orotava, Mogán, tomates, cebolla de Guayonge, los Carrizales o Gáldar… De ambas aficiones se están
sirviendo ahora unos perfumados camarones acompañados de cerveza artesanal bien fría que también vamos a aprovechar para este rejo de pulpo con su vinagre macho y pimienta picona. Mientras se van ‘haciendo a su hervor’ las intensas carajacas, y con la amena charla a cuenta de las alineaciones, vamos nutriendo la pata asada y su chicharrón con el aceite de oliva virgen del Sur de Tenerife. Quizá aquí resulte de perlas el
entretenimiento marino de los chips de morena que borda El Templete en El Médano, para lo que habrá que descorchar más botellas de buen blanco fresquito de las cumbres de Gran Canaria.

Al fuego tenemos ya las papitas, una vez que hemos reservado los mojos (¡cuidado ese pan de Arafo!) y
se le echa el vistazo correspondiente a las potas en salsa, el caldero con asadura y una carne fiesta con las tinas de gofio al estilo de Vilaflor de chuparse los dedos. Aquí cada uno puede ir eligiendo su enyesque –por ejemplo unas chuchangas sustanciosas- para lo que no está de más rematar con ron añejo de Arucas.

Antes de que empiecen a desfilar las ollas, y más cuartas de vino por supuesto, es el momento de prepararse para las costillas, papas y piña, y su mojo verde, al estilo de Casa Tomás, en El Socorro (Tegueste). Tampoco estará de más brindar por cada club que llevamos grabado en el corazón con una sidra de Valleseco o de El Sauzal, elaborada con esas rotundas manzanas reinetas –mientras más ‘feas’ más buenas-,… Mientras, buscamos aún
hueco para el puchero de las 7 carnes, sancocho, unas garbanzas lustrosas, ropavieja, papas con carne, cochino negro… ¡Cuidado con el vino! a ver si confundimos el blanco con el amarillo y viceversa.

Bien es verdad que los respectivos colores junto al azul están fenomenalmente combinados en la bandera que une a nuestras queridas 8 Islas. Los golosos ya están con los bizcochos de Moya, rosquetes laguneros, mimos, truchas y el ron miel… ¿Alguien da más? Falta poco para que arranque el partido.

Que prime, pues, la concordia y, para proseguir la fiesta, a los que guste un puro porqué no los célebres mazos de Las Breñas de La Palma.¡Que gane el mejor y salud!

Basket Country banner horizontal

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

No existen comentarios

Publicar un comentario