Jorge MartínezJorge Martínez
El jugador del CD Tenerife Nano Mesa / @jacfotografo

El cuento de Nano Mesa se merece un final feliz

CAJA_SIETE

Siente el CD Tenerife al cien por cien, se puede ver en la celebración del gol ante el Rayo Majadahonda o en cualquiera de los goles de sus compañeros en los que ha estado sobre el terreno de juego. Nano Mesa llegó como la estrella en la delantera de este proyecto blanquiazul y no ha conseguido el rendimiento que se esperaba.

Pero para analizar a un jugador hay que leer el contexto. En un equipo que ha tenido como dolencia máxima durante toda la campaña la falta de gol es imposible que Nano Mesa destacara. No lo ha hecho José Naranjo, Chilunda, Coniglio y a Malbasic le salva la entrega, porque de cara a gol no ha estado acertado tampoco.

Nano Mesa ha tenido que luchar durante este curso con problemas emocionales a partir de que las cosas no iban como él esperaba. Antes de ponerse la camiseta blanquiazul en esta segunda etapa tenía un objetivo personal, firmar una cifra de goles lo suficientemente importante para hacerse plantear al club su continuidad, ya que el jugador quiere seguir en la isla.

Nano Mesa ha sido la diana de numerosas críticas, algunas injustificadas en las formas y otras en el fondo. No ha estado tan bien como todos esperábamos, él el primero, pero de este equipo solo se salva Jorge Sáenz, Suso Santana, Milla y Malbasic. Merece otra oportunidad el delantero tinerfeño y el gol y la titularidad en el último partido le abre la puerta a ella. No falla al compromiso, no falla a la entrega, no falla al sacrificio y no falla al amor por el escudo y camiseta del CD Tenerife. Nano Mesa se merece un final feliz, goles y permanencia.

EL_BLOG_DE_CORVINIANO

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
1 Comentario
  • JRafael
    Publicado el 00:03h, 22 abril Responder

    Estoy de acuerdo con su opinión sobre Nano en cuanto a la entrega, incluso en el partido de hoy, pero creo que peca, al igual que Suso, de excesivo personalismo, de no asociarse, de no mirar al compañero, sino que les puede el ansia por el gol. Si no, miremos los partidos y preguntemos a los delanteros acompañantes. Piden el balón y nadie da un pase más que cuando no le queda otra. Así solo marcan los genios, y no los tenemos en la plantilla.

Publicar un comentario