El CD Tenerife cae en la batalla de Vallecas y dice adiós al sueño del playoff de forma virtual

Adiós al sueño, que más que sueño era una fantasía. En una finalísima, sin margen de error, el CD Tenerife ofreció su mejor versión ante uno de los 'gallitos', y ni siquiera le dio para sumar (3-1).

El cuarto tanto de Casadesús en tres partidos cayó en saco roto en un choque de poder a poder, que acabó por decantarse hacia el lado del contendiente más eficaz. Siete puntos de desventaja son muchos puntos, con 15 en juego.

Salió mandón, ambicioso el CD Tenerife. En diez minutos creó tres situaciones de peligro en el área rayista, con Suso y Casadesús como principales actores ofensivos, y por vía aérea. El plan trazado por Etxeberría estaba bien claro, presión asfixiante en la salida de balón local, y elaboración rápida en creación de jugadas de ataque para pillar desprevenido a un equipo que suele 'regalar' la espalda con asiduidad.

Cumplidos los primeros 20 minutos, tras el esperado despertar de un romo Rayo Vallecano (Bebé y de Tomás los más activos), Acosta era derribado, sin balón por medio, por Álex Moreno, enésima situación en la que sale perjudicado el equipo de Etxeberría esta temporada.

El gol de Casadesús cayó en saco roto | @eldorsal

Vallecas vibraba con un 'toma y daca' precioso que no parecía tener respiro, pero una vez se llegó a la primera media hora de choque llegó un leve bajón de ritmo, que no de pulsaciones. Los de Míchel dieron un paso adelante, el justo y necesario para abrir la lata con un remate en semifallo de Raúl de Tomás, fruto de estar en pleno estado de gracia. Parecía amortiguar el balón, y le salió un certero remate a la escuadra a los 38 minutos.

El CD Tenerife pedía urgentemente el descanso tras unos minutos acorralado en campo propio, pero aguantó 'como gato panza arriba', y antes de irse a vestuarios logró igualar por medio de un inspirado Casadesús, de cabeza (43'). Iñaki asistió a pelota parada.

Tras la reanudación, balón al palo de Raúl de Tomás. Desconexión que recordaba actuaciones anteriores, pero esta vez no con consecuencias desastrosas de forma inminente, puesto que a renglón seguido Suso remató de cabeza desviado. Estaba muy vivo el equipo de Etxeberría. Tanto, que en el minuto 52 Alberto tuvo que evitar por dos veces el 1-2, casi de forma milagrosa, y con la colaboración de la madera. Pagó caro esa falta de fortuna.

El trepidante ida y vuelta llevaba marchamo de romper el 1-1, y se hizo realidad de la peor forma posible. Álex Moreno cabeceó solo a gol en un balón parado proveniente de una falta muy evitable de Iñaki, en el ecuador de la segunda mitad. Mazazo del que nunca se recuperó el equipo blanquiazul. 

Villar hizo acto de aparición (con amarilla por protestar en el penalti no pitado sobre Acosta), y a pecho descubierto el representativo fue a por una remontada, que nunca llegó. Un Rayo que lleva mucho tiempo inspirado necesitaba media ocasión para hacer gol, y en una contra mandó al CD Tenerife al paredón, mediante un disparo que se coló por la escuadra bajo la firma de Embarba. 'Para más inri', Malbasic erró un mano a mano segundos antes.

Así las cosas, despedida larga y amarga de una temporada de más bajos que altos, de sinsabores y malos tragos. Haya opciones matemáticas o no de optar al playoff, de jugar 'de tú a tú' ante un favorito al ascenso, a los de Etxeberría no les queda otra que competir con dignidad en los últimos cinco trámites.

Rayo Vallecano: Alberto, Baiano, Moreno, Ba, Dorado, Elustondo, Beltrán, Embarba, Bebé, Trejo, de Tomás.

CD Tenerife: Dani, Luis Pérez, Iñaki, Ruiz, Aveldaño, Milla, Alberto, Acosta, Suso, Mula, Casadesús. También jugaron Villar, Malbasic y Montañés.

GOLES: 1-0, de Tomás (38'); 1-1, Casadesús (43'), 2-1, Moreno (65'); 3-1, Embarba (77').

No existen comentarios

Publicar un comentario