Cuatro puntos de seis para el CD Tenerife

Después de un derbi ni fú ni fá, hasta el más exigente de los opinólogos blanquiazules habría firmado cuatro puntos de seis en una doble salida que se presentaba venenosa (contra Albacete y Elche, las dos revelaciones del curso pasado). El representativo goleó en el Belmonte y salió airoso del Martínez Valero. Es como para darse por más que satisfechos.

En apenas cuatro días, el equipo de Aritz López Garai da claros síntomas de mejoría respecto a los partidos pretéritos. Pero también en relación a la larga serie de despropósitos a domicilio de los años anteriores. Que ha aprendido a competir fuera de casa es una evidencia; que ya los próximos viajes a la Península no se afrontarán desde la psicosis o el canguelo, una extraordinaria y excelente noticia.

En Elche, el equipo sumó un puntazo. Supo reponerse a una primera mitad tosca, en la que exhibió posesión (63%) pero poca pegada. Un error grosero permitió al rival adelantarse, pero no hay que olvidar que hubo -antes y después del intermedio- suficientes opciones claras para el empate o la victoria.

La igualada la obró Borja Lasso, que empieza a demostrar a dentelladas cuáles fueron los fundados motivos del empeño de Víctor Moreno (y antes Alfonso Serrano) en su fichaje para largo rato. Da gusto verle jugar, lo mismo que a Álex Bermejo, apuesta de presente y futuro con muy buena pinta. Lo mejor, que este jugón solo tiene 20 años y firmó para varios ñaos.

El Tenerife avanza, juega bien, ofrece un estilo que a todos gusta, pero es que también compite. Su puntuación no es la panacea, pero su progresión es una bendición porque venimos del desierto. Transcurridas seis jornadas, este equipo desprende muy buen aroma. De momento, todos coincidimos en que sí. El tiempo dirá para llegar hasta dónde.

HOSPITEN

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
No existen comentarios

Publicar un comentario