Luis PadillaLuis Padilla

Confesiones de un birria

Lo confieso: no soy objetivo cuando escribo del CD Tenerife. Es mi equipo y me ha regalado tantas alegrías que el agradecimiento será eterno. Y eso me obliga a quererlo como si fuera ese amigo del que valoras sus virtudes y disfrutas de su compañía. Y del que rara vez reparas en sus defectos (si los tuviera). Y desde luego, con el que no me hago sangre si comete errores. Acepto que existan otras formas diferentes de
querer y de aproximarse –incluso desde el odio permanente o el interés espurio– a un equipo de fútbol,
pero no son las mías. Sigo viendo el fútbol como un juego, un deporte o un entretenimiento, no como algo
vital. Y a mi equipo como un elemento gratificador, no como una vía para dar salida a frustraciones de
todo tipo, tengan que ver o no con el fútbol y con el CD Tenerife.

Así que si lo que buscan en este texto son brutales críticas, exigencias inmediatas de dimisión, crueles
insultos o burlas de todo tipo pueden dejar de leer. En esta columna no van a encontrar –ni hoy ni nunca– reproches despiadados a dirigentes, técnicos o jugadores... salvo que encuentre maldad en sus
comportamientos. Y en Concepción, Moreno, López Garai o la actual plantilla blanquiazul no veo mala
intención. Todo lo contrario. Sigo creyendo en el CD Tenerife 19-20. Y el partido en Anduva, pese al empate a cero, me hace seguir confiando en un proyecto bien construido y que, así lo pienso, puede dar muchas
satisfacciones en esta misma temporada o en la próxima. Y que, sinceramente, para llegar al éxito puede
necesitar ligeras modificaciones, pero no gigantescas revoluciones.

¿Y que es lo que necesita este Tenerife 19-20? Pues fundamentalmente, paciencia. Y paciencia desde la
tranquilidad, no desde el histerismo enfermo que a veces invade el entorno blanquiazul. Porque el grupo
que dirige López Garai hace más cosas bien que cosas mal. Es verdad que la plantilla es mejorable, que el
técnico ha podido cometer errores en la dirección de los partidos y en la gestión del grupo y que los
jugadores han tenido muchos fallos de valor gol que han costado puntos, pero detrás de todo ello hay un
colectivo con mucho talento y más futuro, una idea valiente del juego, unos entrenadores que sienten
pasión por su trabajo y por la entidad y un conjunto comprometido y sano, que cree en lo que hace, más
allá de que los resultados puedan generar algunas dudas.

Y mientras llegan los resultados, ¿qué hacemos? Ustedes, lo que quieran. Está la opción de crucificar a
López Garai, exigir la presencia de Dani Gómez, promover la idea de que Alberto ha sido castigado por
ser canario y alimentar el intervencionismo de Moreno en las decisiones del entrenador. Yo prefiero
disfrutar del camino y de un equipo que, lleno de dudas y urgencias, acude a Anduva y quiere ser
protagonista, se adueña del partido durante ochenta minutos y, en los minutos finales, penalizado por su
falta de pegada, sabe sobrevivir al arreón final de los locales para arañar un punto. ¿Poco premio? Puede
ser, pero también lo veo como un primer paso para crecer como grupo y para saber que, si no comete
errores graves, está capacitado para sumar en cualquier campo y ante cualquier rival.

P.D. Lo siento por los buscadores de sangre, pero sigo entendiendo que el fútbol no deja de ser un juego y
el CD Tenerife un tipo del que me hice amigo porque lo quiero como es –aunque me pudiera gustar que fuera mejor persona– y no porque gana siempre. Y sí, llevo más de treinta años escribiendo del CD Tenerife y por simple interés personal debería preferir –y prefiero– que ganara mucho y estuviera en Primera División,
pero no creo que le ayudara mucho si le exijo más de lo que me puede dar.

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

ATLÁNTICOHOY
2 Comentarios
  • alevazmach
    Publicado el 21:07h, 27 octubre Responder

    Menos mal que en esta página hay alguien que habla de forma constructiva sobre el Tenerife, con fervor incondicional a los colores y sin veletismos porque el de la columna anexa a esta agüita. Lo peor es que el de la columna anexa a esta hasta hace un mes hablaba de orgullo de un Tenerife que este año sí que sabe a lo que juega y que hoy habla de otro año inmersos en la mediocridad

  • Cristorr
    Publicado el 21:23h, 29 octubre Responder

    Pues será aquí por que en el Marca te desata pajaro de mal agüero... tu con tus colegas mira que les gusta hacer sangre mediocres que si el fin de semana perdemos y damos mala imagen no te quiero ni ver... Ni escuchar ni leer ni a ti ni a ninguno de tus colegas que son los primeros en enterrar o llevar a nivel Dios por un solo partido ustedes son realmente los culpables de que el ambiente esté enrarecido... Háganse lo mirar tu el primero Luis Padilla que cada vez que escribes en el Marca... solo es polémica estadísticas malas y curreselo un poquito más.

Publicar un comentario