CANAUTO

Benvinguts, Tenerife

Pocas veces se habrán llevado los jugadores del Tenerife una ovación tan mayoritaria como la que 83.543 espectadores le dedicaron el 7 de febrero de 1993 cuando saltaron al terreno de juego del Camp Nou. “Benvinguts, Tenerife”, rezaba la gigantesca pancarta que la Penya Els Almogavers desplegó en uno de los fondos del estadio del Barcelona, mientras el público, puesto en pie, dedicaba una atronadora ovación al grupo dirigido por Jorge Valdano. En ese momento, entre gritos de “Tenerife, Tenerife”, una monumental bandera azul con aspa blanca ondeaba en una grada. El socio culé agradecía así la victoria (3-2) lograda meses atrás por el conjunto blanquiazul ante el Real Madrid en la última jornada de la Liga, que permitió al Barça la conquista de un título que parecía destinado al conjunto blanco.

“Nos hicieron un gran favor y se merecen un recibimiento así”, resumía Joan Gaspart, vicepresidente entonces, presidente años más tarde... y siempre con alma de 'Boix Noi'. Con la excepción de Agustín, al que el aficionado azulgrana nunca le perdonó su militancia madridista, los nombres de los futbolistas del Tenerife fueron coreados por los espectadores. Y hasta se aplaudió el 0-1 marcado por Dertycia a los once minutos, tras aprovechar un caramelo que le había puesto Felipe en el corazón del área. Y se pasó por alto un derribo a Bakero en el área blanquiazul. Y al final, después de que Pablo Alfaro marcara su único gol como jugador del Barça, cuando acabó el partido con un 1-1 que alejaba a los catalanes a dos puntos del líder Deportivo... el Tenerife fue hasta despedido con aplausos.

Esa tarde era difícil averiguar cuál era el equipo local y cuál el visitante. Y el nivel futbolístico tampoco ayudaba, porque el grupo de Valdano superó durante muchos minutos a un conjunto azulgrana que alineó a elementos como Zubizarreta, Koeman, Amor, Guardiola, Beguiristáin, Bakero, Laudrup o Stoichkov. El Tenerife se exhibió pese a tener las bajas de sus dos mayores referencias, los lesionados Redondo y Pizzi. Por ello, Jorge Valdano dispuso un equipo formado por: Agustín; Toño, Antonio Mata, César Gómez, Paqui; Chano, Del Solar, Castillo, Felipe; Quique Estebaranz (Berges, 88’) y Dertycia (Pier, 63’). Ellos fueron los que se llevaron el cariño del Camp Nou y también el primer punto logrado por el Tenerife en ese estadio. Con el tiempo lograría dos empates más en ese escenario, ambos con Jupp Heynckes en el banquillo.

Eso sí, jamás ha ganado allí en partido oficial. Lo hizo meses después en el Trofeo Joan Gamper, que sirvió para agradecer al Tenerife la segunda liga 'robada' al Madrid y entregada en bandeja al Barcelona. Pero nunca lo hizo con puntos en juego. Y llegados a 2018 se mantiene como el único campo (importante) de España en el que el Tenerife no ha ganado en un partido oficial. Ahora bien, aunque el Tenerife no haya gozado allí del placer de la victoria, una tarde de febrero sí pudo disfrutar del sabor del agradecimiento. Y pudo sentir el aliento de más de ochenta mil espectadores, algo imposible de vivir en el Heliodoro.

No existen comentarios

Publicar un comentario