Periodismo ULL Fernando PalareaFernando Palarea

¡Becarios, no! ¡Periodistas, sí!

"Becarios, no" es una de las frases que más ha resonado en los últimos años en el panorama deportivo de nuestro país. Fue tras un enfado de Josep Pedrerol mientras dirigía "Punto Pelota". El presentador seguramente se olvidó de sus inicios, o quizás su paciencia se agotó por no contar con los recursos habituales, y sentenció a los jóvenes profesionales que se inician en este precioso oficio. Permítanme que, en esta ocasión, no les hable de deporte y sí de un pilar fundamental en nuestra sociedad: el periodismo.

Esta semana han finalizado sus prácticas, los compañeros Álvaro Tortú y Nahuel Beau, en ELDORSAL DIGITAL S.L.. Matizo -y reitero- lo de compañeros, puesto que además de haber demostrado su profesionalidad, una actitud intachable y su pasión por la profesión que respetan y adoran, han demostrado que entienden el periodismo con compañerismo. Desde su primera toma de contacto en la empresa, me negué a tratarlos como becarios.  Me negué, y así se lo trasladé al resto de la redacción, que eran alumnos en prácticas que venían con ilusión a aprender y vivir su primera experiencia laboral. Su trabajo en estos meses en el Grupo AtlánticoHoy ha sido exquisito y, sin duda, creo que es compromiso de todos los profesionales de los medios de comunicación tutorizar y atender a esta camada de futuros periodistas en los convenios de prácticas de empresa. Sé que nuestros lectores han agradecido su trabajo y dedicación durante estos meses, pero como tutor también considero que debo agradecer su esfuerzo, actitud e ilusión públicamente.

Muchas veces me vi reflejado en ellos. Esas ganas de comerse el mundo, de disfrutar de cada entrevista, reportaje, entrevista o artículo. Agradecidos por las oportunidades y por sentirse útiles, por recibir enseñanzas y alejarle de las prácticas que otros compañeros sufrían en otros medios, como meros publicadores de notas de prensa. Sentí esperanzas en que aún haya gente que ame nuestra profesión y la respete dedicándole años de formación, invirtiendo dinero y esfuerzo, en lugar de optar por el camino del intrusismo. Les agradecí el esfuerzo con nuevos conocimientos e intenté inculcarles la máxima de que un buen profesional siempre se cimienta en sus valores. Pero también, de sus discursos y reflexiones, me rebrotaron algunas cuestiones.

¿Cómo es posible que en 2020 aún haya comunicadores que se autocataloguen de periodistas enarbolando su vocación a un oficio que dicen respetar, cuando no tienen ni la mínima intención de formarse? ¿Cómo las universidades pueden ser cómplices de la prostitución de nuestra profesión dotando de 'becarios' -ahí sí los tratan así- a medios de comunicación que se nutren de alumnos en prácticas para evitar contratar a redactores? ¿Cómo las asociaciones de prensa siguen defendiendo la experiencia laboral, en vez de animar a aquellos que dicen amar al periodismo, sin importar su tiempo en los medios, a homologar y formalizar su formación? NO es cuestión de titulitis, más bien lo veo cuestión de tiempo y que las nuevas generaciones se hagan respetar y participen en asociaciones que ahora lideran aquellos que usaron la vía rápida de la choteada "Universidad de la vida".  El periodismo, tal como se ha demostrado en este periodo de confinamiento, realizamos una labor esencial para la sociedad y merece un respeto, pero no sólo de la sociedad, sino de aquellos que también participan en sus redacciones.

"La vocación se demuestra con formación" reitero en mis charlas educativas en Universidades o colegios. Por ello, quiero desearles lo mejor tanto a Nahuel como a Álvaro, y todos sus compañeros que con ilusión siguen eligiendo este camino. Pero, sobre todo.... ¡Gracias y felicidades, periodistas!

Nos vemos, leemos o escuchamos, compañeros.

 

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM

LA_CHACHI
ADIDAS
2 Comentarios
  • Cristo G.
    Publicado el 13:46h, 18 mayo Responder

    Es evidente que esto existe en todas las profesiones que precisen de alguna titulación y es algo bastante viejo en el mundo laboral. Al margen de becarios, existen también los contratos "basura" temporales, completamente temporales, que usan con mucha trampa para tener mano de obra barata.

    No osbtante, la mejor solución es solo una, hacerles contratos de calidad en vez de estos. Así de simple.

  • Anónimo
    Publicado el 13:18h, 11 junio Responder

    Se nota que detrás de este artículo no existe el típico cooperativismo al que estamos acostumbrados por estos lares. Me alegra comprobar que puede haber futuro en el periodismo independiente en esta isla
    Después de 30 años, de la época dorada del C.D. Tenerife, donde algunos periodistas se subieron al carro del éxito y remaban a favor de corriente, y posteriormente ver como las generaciones siguientes continuaban igual y eran un calco de sus predecesores, es grato leer artículos como este. Ojalá no se quede en una simple intención y se haga realidad. Esta isla y el C.D. Tenerife necesitan de un periodismo independiente que los despierte de 30 anos de letargo

Publicar un comentario